Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Detectan deficiencias en inventario del Municipio de Guayama

Por Agencia EFE 06/12/2019 |12:17 p.m.
El informe también comenta que para el año fiscal 2017, Guayama tenía un déficit acumulado de $9 millones en el Fondo Operacional y sobregiros por $16 millones. (archivo)  
Asimsimo, una empleada municipal fue acusada por apropiarse de $1,845 en efectivo de las recaudaciones del gimnasio municipal.

Un informe de la Contraloría de Puerto Rico, difundido este miércoles, reveló deficiencias de control en el inventario de propiedad en Guayama.

El análisis revela que del 2014 al 2016, el municipio no realizó el inventario físico anual de la propiedad.

Además, la encargada de la propiedad no tenía conocimiento de la propiedad adquirida por el municipio, ni los directores de las dependencias le notificaban el recibo de la propiedad en sus áreas de trabajo.

Estas deficiencias pueden propiciar la pérdida de propiedad y no permiten mantener un control adecuado, recordó la Contraloría.

La auditoría, de dos hallazgos, señala que Guayama tenía $5.7 millones de dólares en fondos especiales con recursos económicos que habían permanecido inactivos hasta durante más de 10 años.

Esta situación, asevera la Contraloría, denota que la directora de Finanzas no se aseguró de reprogramar los recursos económicos según dispone la reglamentación vigente.

El informe también comenta que para el año fiscal 2017, Guayama tenía un déficit acumulado de $9 millones en el Fondo Operacional y sobregiros por $16 millones.

"Los sobregiros crean una situación fiscal precaria para el Municipio y el operar con déficit afecta adversamente los servicios que se deben prestar a la ciudadanía", asegura en su informe el citado organismo de control.

La auditoría menciona que una empleada municipal fue acusada por apropiarse de $1,845 en efectivo de las recaudaciones del gimnasio municipal.

El auditor interno del municipio, investigó y confirmó el robo de la citada persona.

La acusada se declaró culpable y restituyó el dinero.

Sin embargo, el municipio nunca informó del hurto a la Contraloría de Puerto Rico como requiere la ley y la reglamentación vigente.

El informe también comenta que los estados financieros auditados para los años fiscales 2015 y 2016 sobre las operaciones gubernamentales de Guayama, se emitieron sin opinión ya que la firma de contadores no tenía toda la información financiera y presupuestaria del municipio.

El análisis cubre el periodo del 1 de julio de 2014 al 30 de junio de 2017. EFEUSA


Regresa a la portada