Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Gobernador defiende su política contributiva

Por Rebecca Banuchi 07/24/2014 |07:29 p.m.
Se estima que la eliminación del crédito por trabajo tendrá un impacto económico de alrededor de $124 millones. ([email protected])  
Se refirió a un proyecto de ley que aún aguarda por su firma y que concedería exenciones contributivas a la población de entre 16 y 26 años que se inicie en el mundo laboral.

Aunque durante el pasado trámite presupuestario eliminó el crédito por trabajo, el gobernador Alejandro García Padilla aseguró este jueves que su administración ha presentado medidas que supuestamente resultan más beneficiosas que el extinto incentivo dirigido a la clase trabajadora de ingresos más bajos.

El primer ejecutivo se refirió a un proyecto de ley que aún aguarda por su firma y que concedería exenciones contributivas a la población de entre 16 y 26 años que se inicie en el mundo laboral.

La legislación eximiría del pago de contribuciones sobre ingresos a ese segmento poblacional en los primeros $40,000 de ingreso bruto generados por servicios prestados. Además, concedería una exención total de contribución sobre ingresos, patente municipal y contribución sobre la propiedad mueble a los negocios nuevos establecidos por jóvenes entre la misma edad sobre los primeros $500,000 de ingreso bruto generados durante los primeros tres años de operación. Los que excedan esa cifra recibirían tasas preferenciales.

“La exención es mucho más abarcadora que el crédito”, dijo García Padilla durante una conferencia de prensa en la que anunció la disponibilidad de licencias de conducir provisionales para los emigrantes sin estatus migratorio formal.

El gobernador defendió su política contributiva preferente hacia los jóvenes en respuesta a la eliminación del crédito por trabajo que se concedía desde el 2007 a los contribuyentes que devengaran ingresos brutos de hasta $27,500 al año.

El beneficio, que buscaba promover que más personas se sumaran a las fuerza laboral y se aminorara la dependencia gubernamental, fue eliminado en junio como parte de una de las medidas ratificadas para cuadrar el presupuesto de $9,565 millones, que entró en efecto al iniciar este mes.

El crédito máximo que podía recibir un trabajador era de $450, y en promedio totalizaba $260. Cerca de medio millón de contribuyentes recibían el incentivo.

 Se estima que la eliminación del crédito por trabajo tendrá un impacto económico de alrededor de $124 millones.

“Con lo que nosotros estamos aprobando, las poblaciones donde el desempleo es más alto reciben un beneficio muy superior al que representaba el modelo anterior y que se le daba igual a una persona adinerada que a una persona no adinerada, y en ese sentido es un incentivo mucho mayor y que está concentrado en una población mucho más necesitada”, sostuvo García Padilla.

La pieza legislativa que aguarda la firma del gobernador también ordena al Banco de Desarrollo Económico crear un programa de financiamiento de negocios para jóvenes empresarios y emprendedores que permita refinanciar préstamos de estudios.