Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Incineradora en Arecibo copa discusión en vistas de transición

12/03/2012 |01:27 p.m.
El director de ADS, Antonio Ríos Díaz, defendió el proyecto y reiteró que el mismo es necesario para poder alargar la vida de los vertederos de la Isla en al menos 30 años.

La construcción de una incineradora de basura en el municipio de Arecibo dominó la discusión dentro y fuera de las vistas de transición que se celebraron esta mañana en el Departamento de Estado, a las que comparecieron el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y la Administración de Desperdicios Sólidos (ADS).

En el frío salón protocolar, donde se realizan las vistas desde el pasado 16 de noviembre, el director de ADS, Antonio Ríos Díaz, defendió el proyecto y reiteró que el mismo es necesario para poder alargar la vida de los vertederos de la Isla en al menos 30 años.

Afuera, ciudadanos a favor y en contra del proyecto realizaron pequeñas manifestaciones en busca de llamar la atención del gobierno entrante de Alejandro García Padilla a sus respectivos reclamos.

Sentados en una mesa frente al Departamento de Estado se encontraban las cuatro personas que acudieron a las vistas a entregarle a funcionarios del gobierno entrante varias carpetas con información sobre los beneficios del proyecto y las firmas de más de 2,000 vecinos de Arecibo que apoyan la iniciativa, que sería desarrollada por la empresa Energy Answers.

El grupo, liderado por el exlegislador estatal y municipal Héctor González, alega que, tras visitas a una planta similar en el estado de Massachussetts, concluyeron que el proyecto sería beneficioso para el pueblo, principalmente por la cantidad de empleos que se crearían en su fase de construcción y de operaciones.

González indicó que, en la fase de construcción se crearían unos 400 empleos, mientras que una vez la planta esté en operaciones, generaría 150 empleos permanentes. No obstante, indicó que en total, los empleos directos e indirectos ascenderían a 4,000.

A González le acompañaron Ramón Grau, Brenda López y Heriberto López.

A pasos de este grupo y en la plaza frente a la entrada del Departamento de Estado, estaban el doctor Ángel González, el ingeniero Iván Elías, el profesor Osvaldo Rosario y la doctora Myrna Conty, quienes se oponen a la incineradora por los efectos nocivos que tienen en la salud las partículas que liberarían las chimeneas de la planta.

González explicó que la quema de basura generaría unas diminutas partículas tóxicas, más pequeñas que la ya conocida arena del Sahara, que se destacan por ser cancerígenos y por la facilidad con la que entran a las zonas más recónditas del sistema pulmonar y se cuelan por el sistema sanguíneo.

Según el grupo, estas partículas afectarían primordialmente a los residentes del municipio de Arecibo, pero también se esparcerían por el resto de la Isla.

Mientras, adentro del edificio la ingeniero Ingrid Vila, copresidenta del Comité de Transición, inquiría a Ríos Díaz sobre el contrato con Energy Answers, a través del que la ADS compromete el 21% de los desperdicios sólidos de la Isla, lo que se traduce en 2,100 toneladas de las 10,000 toneladas de basura que se producen a diario en el país.

Según Vila, si a esas toneladas se les remueve el material reciclable, como dijo Ríos Díaz que se haría, la cantidad de desperdicios que se comprometerían sería el 30%. No obstante, la también secretaria de la Gobernación entrante recalcó que el contrato no establece eso y que, según está redactado, solo requiere la entrega de desperdicios sólidos sin ninguna segregación.

Lo que sí dispone el contrato, según Vila, es que si no se entrega el porcentaje de basura acordado, la ADS tendría que responder por el restante, y según el licenciado José Andreu Fuentes -también del comité de transición entrante- esto podría traducirse en órdenes de parte de la agencia para obligar a los municipios a llevarles su basura a Energy Answers.

En la vista trascendió que los municipios tendrían que asumir el costo de acarreo. En estos momentos, el proyecto está bajo evaluación en la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), y ya existe un acuerdo firmado entre ADS y Energy Answers.

Durante su comparecencia, Ríos Díaz indicó que, en el 2011, la tasa de reciclaje había sido estimada en 14%, mientras que para el 2008 era de 11.3%. Indicó que para el 2013, ese número podría estar en 35%.

En una rueda de prensa tras la primera sesión de las vistas de hoy, Vila llamó la atención a la reducción en las plantillas de trabajo de la ADS y el DRNA tras la implantación de la Ley 7 de Emergencia Fiscal, las ventanas de retiro creada en la Ley 70 y la congelación de plazas vacantes.

“En el DRNA, la plantilla de trabajo se redujo en un 50% por despidos, congelación de plazas y retiro. Tenemos instalaciones como el Caño Tiburones que no tienen personal para su manejo”, indicó Vila, quien también puntualizó que, tras esa reducción, la agencia contrató empresas para realizar funciones que antes realizaban sus empleados.

Mientras, se indicó que tras los despidos, la congelación de plazas y el retiro de empleados, la plantilla de ADS también se redujo a la mitad. Vila cuestionó por qué “teniendo 50 empleados, (ADS) tiene 16 empleados para la búsqueda de maneras de reciclaje cuando era un área que se atendía con dos”.

 Vila también hizo hincapié en que el secretario del DRNA, “no pudo demostrar eficientemente” cómo el que esté ocupando cuatro sombreros relacionados al ambiente redunda en un mejor servicio a los ciudadanos.

Además de liderar ocupar la silla de secretario del DRNA, Galán Kercadó también lleva los sobreros de subsecretario, administrador y director de la Compañía de Parques Nacionales.

 “En el caso del departamento, el subsecretario lo que hacía era firmar los permisos, y hay mucho menos cantidad de permisos, por lo que no es necesario tener una estructura para firmar unos permisos que ya no existen. así que delegamos en la Secretaría Auxiliar de Permisos y Endosos para que manejara lo que manejaba el subsecretario”, expresó Galán Kercadó durante la vista.

 La mayoría de los permisos ahora pasan a consideración ante la nueva Oficina de Gerencia de Permisos (OPGE).

“En el caso del administrador, eso se creó cuando se puso bajo el deptartamento a la Autoridad de Despertidos Sólidos, por un lado, y la Administración de Asuntos Energéticos. Al Asuntos Energéticos no estar como parte de la ecuación y ADS al tener su dierector ejecutivo, entiendo que puede funcionar eficientemente así. Ya no es necesario tener una maquinaria para atender cosas que no existen, y mi recomendación es que no debe existir tampoco porque no tiene funcionalidad”, agregó el secretario.

No obstante, Vila enfatizó en que la consolidación de puestos y la reducción de la plantilla de trabajo no necesariamente se traducirá en mayor eficiencia.

“Creo que en el tema gubernamental nos hemos quedado un poco atrás en atender otra serie de preocupaciones, otra serie de asuntos importantes, que obviamente uno puede hacer más eficientes las operaciones dentro de lo que era su quehacer diario, pero creo que existen muchísimas oportunidades, y creo que hay muchísimo trabajo por hacer en el tema ambiental”, indicó Vila.

“Si seguimos reduciendo recursos consolidando, optimizando, no necesariamente vamos a llegar a lo que es la aspiración de todos los puertorriqueños, que es tener unmejor ambiente, una mejor situación y un mejor disfrute de los recursos naturales”, añadió la también secretaria de la Gobernación entrante.

En la vista, que comenzó a eso de las 8:30 a.m., el secretario informó que el DRNA tiene una plantilla de 1,119 empleados, incluyendo a los miembros del Cuerpo de Vigilantes, que se distribuyen en 995 puestos de carrera, 30 empleados de confianza, 47 empleados transitorios y 47 empleados irregulares.

Indicó que hay 475 puestos de carrera y nueve de confianza vacantes, que se han mantenido así como medida de austeridad.

 Agregó que la nómina mensual proyectada asciende, a $2.6 millones. El presupuesto de la agencia asciende a $63 millones.

Vila también indicó que, según los cálculos del Comité de Transición entrante, el DRNA tiene un déficit de $3 millones, a pesar de que el secretario Daniel Galán Kercadó indicó que ese número estaba en cero.

Tags

Arecibo