Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Legisladoras se oponen a eliminación de Procuraduría de las Mujeres

Por Michelle Estrada Torres / [email protected] 04/30/2014 |02:09 p.m.
Las representantes Jenniffer González, Lourdes Ramos y María Milagros Charbonier, y las senadoras Margarita Nolasco, Migdalia Padilla y María de Lourdes Santiago manifestaron que la Procuraduría debe continuar como un ente independiente. ([email protected])  
Fue creada en 2001 durante la gobernación de Sila M. Calderón y ayer el gobernador anunció que pasaría al Departamento de la Familia

Las legisladoras del Partido Nuevo Progresista (PNP) y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) advirtieron este miércoles que no avalarán con sus votos la eliminación de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres y el traslado de sus funciones al Departamento de la Familia, como propuso el gobernador Alejandro García Padilla.

En una rueda de prensa conjunta, las representantes Jenniffer González, Lourdes Ramos y María Milagros Charbonier, y las senadoras Margarita Nolasco, Migdalia Padilla y María de Lourdes Santiago expusieron sus razones para que la Procuraduría continúe como un ente independiente y cuestionaron que la anulación de esta agencia responda a la búsqueda de ahorros significativos pues se sostiene mayormente con fondos del gobierno estadounidense.

“Esta oficina se nutre de fondos federales de $2 millones y recibe de fondos estatales $1.8 millones... así que decir que va a haber una economía con esta consolidación no puede ser real, toda vez que la mayoría de su nómina la pagan fondos federales y los servicios que se prestan también”, manifestó la portavoz del PNP en la Cámara de Representantes, Jenniffer González.

La senadora independentista María de Lourdes Santiago habló de los conflictos de intereses que generaría la fusión con Familia.

“Es perfectamente anticipable la presencia de conflictos. ¿En cuántas ocasiones una mujer víctima de violencia doméstica ha encontrado las puertas cerradas en distintas agencias gubernamentales, incluso ha tenido que enfrentar al Departamento de la Familia en el tema de la custodia de sus hijos o hijas? No es prudente convertir a la Procuradora de la Mujer en una entidad supeditada a un departamento mayor”, opinó.

El grupo estableció que dará la pelea en la Legislatura.

“El gobernador habló de la consolidación de 25 procuradurías (agencias) entre las que está esta. Ese proyecto que se radicó ayer (martes) significa que tenemos menos de 40 días en la Asamblea Legislativa para evaluarlo en vistas públicas, así que lo vamos a combatir desde nuestros puestos como legisladoras en esas vistas y exhortamos a las mujeres a participar”, puntualizó González.

Santiago adelantó que buscarán reunirse pronto con el liderato legislativo.

“Tenemos que solicitar una reunión con los presidentes de las comisiones con jurisdicción y con los presidentes de los cuerpos para que comparezcamos todas las mujeres legisladoras en un solo frente, una sola voz, declarando que nuestro voto no lo tienen para hacer desaparecer la Oficina de la Procuradora de la Mujer”, afirmó.

Además, convocó a fortalecer la Procuraduría en vez de desaparecerla.

“En momentos en que nos escandalizamos todos con la situación por la que atraviesasn tantas mujeres puertorriqueñas... el llamado debería ser, si realmente creemos en la equidad de los géneros, a fortalecer una procuraduría que al día de hoy todavía no ha podido cumplir a cabalidad todas las funciones que se le encomendaron originalmente, como la adjudicación de ciertos tipos de querellas”, sostuvo la legisladora del PIP.

Las representantes novoprogresistas Lourdes Ramos y María Milagros Charbonier, y sus correligionarias senadoras, Margarita Nolasco y Migdalia Padilla, asumieron igual postura. La senadora penepé Itzamar Peña fue excusada por sus colegas y se informó que también rechaza la eliminación de esta Procuraduría. No asistieron a la rueda de prensa legisladoras del Partido Popular Democrático.

Por su parte, la presidenta de la Red de Albergues de Mujeres, Vilmarie Rivera Sierra, se mostró preocupada con el recorte de dinero que experimentarían de eliminarse la oficina creada en el 2001 durante la gobernación de Sila María Calderón.

“Perder esos fondos y esa oficina pudiera resultar en que más albergues tuvieran que cerrar sus puertas”, opinó.