Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Salvaje felicitación navideña de Jorge Santini

12/10/2011 |
 (Suministradas)  
La postal es una de cinco que recrean estampas del Museo de Vida Silvestre. (Ve vídeo)

Una postal navideña del alcalde de San Juan, Jorge Santini, que de festiva sólo tiene unas guirnaldas blancas, ha sido duramente criticada por incluir junto con su familia una escena en la que un leopardo ataca por el cuello a un antílope.

Aunque se le pueden atribuir varias lecturas, la que prevalece es que es violenta y, por lo tanto, incompatible con el mensaje de “Que esta Navidad ilumine tu sueño”, como dice en la parte inferior de la tarjeta a color y en papel de brillo.

“Me parece que la estampa no representa los valores del país. Es horrible que describa una situación de violencia en el mundo animal cuando hay tanta violencia en el país. Es de mal gusto”, indicó el abogado Alvin Couto, del Partido del Pueblo Trabajador. Le parece, además, que se puede interpretar que cualquier candidato que lo rete “se va a enfrentar a un depredador que le va a arrancar la cabeza”.

Para la psicóloga Mercedes Rodríguez, la tarjeta navideña es, sin duda, contradictoria y desagradable. “Es una pena que ni él ni la familia ni el fotógrafo ni el relacionista público se dieran cuenta y que nadie haya podido advertir el detalle del gesto de agresión”, señaló.

A la profesional de la conducta le parece poco probable que alguien encuentre bonito el detallito navideño de Santini.

“Vivimos en un país saturado de violencia humana y no necesitamos ni una pizca de violencia animal”, reiteró.

Ante el argumento de que la escena es real en el contexto de los animales que la protagonizan, Rodríguez observó que hay otras escenas de una naturaleza más plácida. “De la misma manera que no te vas a retratar en un sitio con basura sino en uno limpio, no te vas a retratar con el animal más violento. Si te quieres identificar con la naturaleza, pensaría que el Alcalde o cualquier político quisiera identificarse con animales que no son violentos, que son más generosos”, analizó.

Aunque la postal es una de cinco que recrean estampas del Museo de Vida Silvestre, la del feroz felino es “una malísima selección, desagradable estéticamente”.

“Él no se retrataría en una escena de crimen. Nadie en su sano juicio lo haría. De esa misma manera, no se escoge una escena violenta del reino animal aunque sea una realidad. Realidad en San Juan hay muchas, y muy duras, y él no las escoge para enviar un mensaje de paz”, abundó.

Aun con la selección de un animal violento, el Alcalde pudo escoger una escena sin violencia. “Él se pudo haber retratado con animales que no estén escenificando gestos violentos. Es, como dicen en Puerto Rico, una gran metida de pata”, expuso.

La psicóloga considera que el Alcalde debe retirar la foto y excusarse porque la imagen puede resultar ofensiva. “Esperaría una disculpa, que la retire y mande otra”.

“Aun si viviéramos en el medio de la selva, creo que un líder no debería escoger al animal más violento para retratarse él con su familia. Debemos escoger espacios de paz deliberadamente”, insistió.

Su rival político por la Pava, Héctor Ferrer, fue parco.

“No tengo comentarios, excepto que una foto habla más que mil palabras”.

La representante del Partido Popular Democrático Carmen Yulín Cruz advirtió que la postal de Santini refleja que está enajenado de los valores más básicos de la Navidad. “No hay excusa para plantear, en una estampa que debe recordar lo mejor del alma, a un animal degollando a otro”, subrayó.

Rompe la etiqueta

La doctora Chamir Highley, experta en etiqueta profesional, explicó que destacar los logros de una empresa en una tarjeta navideña es una práctica totalmente aceptable. Pero, la profesional aseguró que si Santini fuera su cliente, lo hubiera aconsejado para que la imagen del felino atacando al antílope no fuera incluida en la selección de las postales navideñas enviadas a los sanjuaneros.

Esto porque, según la experta, las imágenes y textos de este tipo de felicitación deben ser generales para evitar ofender a alguno de los recipientes.

“Entiendo que pudieron haber buscado una imagen que fuera más a tono con la intención de la tarjeta”, agregó la experta.

Ella hubiera aconsejado otra estampa.

“No me atrevería a juzgar el trabajo de nadie más. En mi caso, le aconsejo a mis clientes que las tarjetas de Navidad sean lo más neutrales posibles”, dijo Highley.

Maritza Vega, profesora universitaria experta en protocolo y relacionista, se mostró sorprendida con la imagen.

“No me pareció una felicitación de Navidad. No sé quién lo asesoró. Me imagino que el museo tendría un ave, hasta el mismo elefante de la entrada hubiera sido menos polémico. Si estamos hablando de paz en la Navidad, un depredador no representa paz”, dijo Vega tras agregar que la tarjeta podría llevar un mensaje subliminal al estar en tiempo de elecciones.

Y, como si no fuera suficiente, resulta que la estampa no parece ser tan fiel a la realidad.

El veterinario Armando Burgos, experto en especies exóticas, explicó que aunque la escena entre los animales de la tarjeta es esperada en el hábitat natural de estas especies, lo que no encaja es la forma en que se da el ataque.

“Lo que no es natural es como lo está cogiendo. Un ataque de un felino a un antílope es más por atrás. Los antílopes son muy sensitivos y saben cuando algo está raro y empiezan a correr bien rápido. Así que, si están corriendo, el primer zarpazo lo alcanzaría por el glúteo”, explicó el veterinario.

“El ángulo no es realista. No es como atacaría un felino. Ésa no sería la imagen a menos que ya esté en el piso moribundo”, agregó.