Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Visitantes y empleados se quejan de la falta de agua en el Capitolio

11/17/2010 |02:52 p.m.
No hay agua hace 11 días.

La falta de agua en el Capitolio se ha convertido en dolor de cabeza, tanto para los empleados y el público que visita a diario el antiguo edificio, como para las brigadas que trabajan en la reparación de las tuberías.

Mientras tanto, mucha gente se pregunta cómo es posible que en un edificio importante del Gobierno, en el se aprueban tantas asignaciones de fondos, algunas para obras inconsecuentes, no se haya invertido en una cisterna de agua.

Desde que se fue el agua los empleados de mantenimiento tienen que hacer malabares para que los baños se puedan bajar con cacharros improvisados y zafacones plásticos.

La Casa de las Leyes quedó sin servicio de agua el sábado 5 de noviembre por una gran avería en una de las líneas que suple el líquido a los sectores de Santurce, Puerta de Tierra y el Viejo San Juan. Sin embargo, cuando se reestableció el servicio a mediados de la semana pasada, el Capitolio volvió a quedar a secas, supuestamente por una rotura en las viejas tuberías del histórico edificio.

El sub sargento de armas de la Cámara, Juan Carlos Hernández dijo que empleados de la Superintendencia del Capitolio trabajan en la reparación de las tuberías.

“Muchas de las tuberías aquí son viejas, hay algunas que tienen más de 80 años y por estar tan cerca del mar se oxidan”, indicó.

Recordó que hace siete meses hubo otro incidente de rotura en el sótano, cuya reparación tardó meses.

Hernández dijo que aunque hay una cisterna, está en desuso por el diseño de la estructura.