Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Waldemar Quiles en medio de otro lío amoroso

03/29/2012 |03:46 p.m.
Cuando Primera Hora dialogó con Quiles, despachó el asunto como un “chisme” y que no iba a darle importancia al asunto.(Archivo)  
Cuando Primera Hora dialogó con Quiles, despachó el asunto como un “chisme” y que no iba a darle importancia al asunto.

“Chismes, chismes, chismes”.

Así catalogó el representante Waldemar Quiles la situación suscitada en el dispensario de Utuado de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE), donde una empleada podría ser suspendida por acusar a otra de ser amante del legislador novoprogresista en medio del centro de trabajo y en horas laborales.

El altercado ocurrió el 16 de febrero pasado, cuando la secretaria médico legal itinerante Migdalia Baerga Avilés se presentó al área administrativa “de manera alterada, en voz alta y descontrolada”, diciéndole a la oficial administrativo Mayra Corraliza Rivera que habló con “Marisol”, supuesta novia de Quiles, y “me está contando todo y le va a romper la cara en el estacionamiento”, según lee la misiva de intención de suspensión enviada a Baerga Avilés el 6 de marzo.

Cuando Primera Hora dialogó con Quiles, despachó el asunto como un “chisme” y que no iba a darle importancia al asunto.

“No tengo tiempo para chismes. Tengo mucho trabajo que hacer, no entro en chismes. Ahora estoy entregando equipo deportivo”, manifestó el representante del distrito 22.

¿Pero usted conoce a Marisol, a Mayra Corraliza o a Migdalia Baerga?

No voy a entrar en chismes. Si tienen chismes, allá ellos.

Pero hay una carta de suspensión contra una empleada del Fondo por una situación que lo involucra...

El que forma el chisme, que resuelva el chisme.

¿Usted tiene pareja? ¿Marisol es su novia?

Soy una persona soltera desde hace 12 años. Vivo solo con mi hija.

¿Usted ha ido al dispensario de Utuado?

Yo a esa oficina nunca he ido. Los chismosos que resuelvan los chismes. Estoy demasiado ocupado para darle atención a los chismes.

¿Le sorprende que salga una situación de esta índole?

No me sorprende nada. En Puerto Rico la industria del chisme es próspera. Hoy me cogen a mí, mañana será a otro. No tengo tiempo para chismes.

¿Y por qué surge el “chisme”?

No sé. Pregúntele a la “Comay”.

La administradora de la CFSE, Zoimé Álvarez, confirmó que el 6 de marzo se le envió una carta a Baerga Avilés de la Oficina de Relaciones Laborales e Igualdad de Empleo sobre la intención de suspenderla de empleo y sueldo por 30 días por el incidente.

Explicó que la empleada tiene derecho a apelar la determinación dentro de un término de 20 días laborables, que no han vencido aún. Hasta el momento, no ha apelado.

La investigación sobre el altercado fue hecha por Luis A. Alicea Berríos, quien tomó 11 declaraciones de empleados del dispensario utuadeño.

“Como administradora, tengo que esbozar que se le notificó a la persona en cuestión cuáles son los alegatos textuales de la declaración jurada que da base a que ella sostuvo una conducta impropia que  trastoca el entorno de la paz laboral y procedo a mencionar incisos del convenio que ella violento”, manifestó Álvarez.

En cuanto a la situación como tal, la administradora recalcó que “no me meto en los problemas personales de las personas y no miro los nombres, no veo quienes son, sino lo que veo son los hechos, los actos que entorpecen y no van de acuerdo con las normas de cualquier agencia pública”.

“En horas laborables, hay que respetar el entorno laboral. Hay otras personas, patronos y pacientes. No podemos estar en esto. Aquí hay que respetar las horas de trabajo y hay que venir a trabajar. El Gobernador es enfático en que hay que ofrecer un servicio público de excelencia y si estamos con esos bochinches, no podemos decir que se estaba dando un servicio de excelencia”, agregó Álvarez.

Lío de faldas recurrente

Pero no es la primera vez que Quiles se ve inmiscuido en un triángulo amoroso.

En mayo de 2002, cuando estaba en trámites de divorciarse de María del Carmen Llanes Medina, ella fue a buscar algunas de sus pertenencias en el apartamento de ambos, cuando lo encontró en una habitación con una joven de entonces 27 años identificada como Dalmaris Rivera.

Según la pesquisa, Llanes Medina buscó un cuchillo en la cocina y discutió con Quiles y Rivera. Se alegó que le cortó un dedo a la joven, por lo que se le radicaron cargos.

En ese momento, Quiles tenía 61 años y era ex representante, y Llanes Medina, 45.

Incluso, siendo maestro de escuela superior en Utuado aparentemente tuvo un romance con una alumna con quien procreó  un hijo, quien ahora es un adulto.