Sin una estación estatal o municipal para atender emergencias médicas y sin hospital en su comunidad, el alcalde de Patillas, Norberto Soto Figueroa, reconoció ayer que su pueblo no está capacitado para enfrentar accidentes como el ocurrido el pasado sábado en la carretera PR-3 y en la que una mujer falleció, presuntamente, porque la ambulancia llegó unos 30 minutos después. 

“Nosotros como municipio no tenemos ambulancia ni equipo de rescate. Nosotros como pueblo estamos desprovistos”, aceptó.

Este problema, según contó, lo llevó recientemente a una asamblea que realizó el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, en la zona de Humacao. Pero lejos de lograr una solución, Soto Figueroa relató que la ambulancia sin paramédicos que estaba detenida en el Parque de Bombas del Negociado de Bomberos de Patillas fue removida la semana pasada por el Negociado de Emergencias Médicas. 

Así las cosas, fueron dos ambulancias del Negociado de Emergencias Médicas de las estaciones de Arroyo y de Coamo las que tuvieron que acudir a atender el accidente vehicular en el que María Isabel Reyes Valdés falleció. 

“Si lo miramos por lógica, Arroyo queda a 10 minutos del accidente y Coamo a unos 30, casi 30 y pico de minutos… También nos preocupa que el hospital más cerca es el Menonita en Guayama, que queda a unos 15 a 20 minutos”, expuso el alcalde, al demarcar los problemas que enfrenta su pueblo por la falta de servicios de Emergencias Médicas. 

El líder popular indicó que está preocupado por esta ausencia de atención en su pueblo. Sin embargo, insistió que como municipio no tienen dinero para comprar ambulancia y contratar a paramédicos.