Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Exponen Piedras del padre Nazario

02/25/2008 |
La Biblioteca de Agüeybaná, como también se conoce al conjunto de piedras arqueológicas, estará en exhibición el 27 y 28 de marzo en el Centro Cultural María Arzola de Guayanilla. (Suministradas)  

GUAYANILLA - Hablan los indios.

Con motivo de la celebración del 175 aniversario de la fundación de Guayanilla se exhibirá por primera vez un conjunto de piedras arqueológicas, conocidas como las Piedras del padre Nazario, que reúnen importantes datos de la historia prehispánica de la Isla.

Leandro Hernández, presidente del Centro Cultural María Arzola, informó que la exposición, que se realizará en el Centro, será durante los días miércoles 27 y jueves 28 de marzo.

Los asistentes podrán observar la Biblioteca de Agüeybaná, como también se conoce al conjunto de piedras arqueológicas.

“Son más de 800 piedras que las han estudiado profesores de Harvard y expertos en lingüística de Francia que han determinado que son legítimas”, explicó Hernández.

Por su parte, el alcalde Edgardo Arlequín dijo que “vamos a hacer gestiones para que estén permanentemente en Guayanilla y se haga un estudio para que el pueblo pueda conocer la historia de nuestro pueblo a través de las Piedras del padre Nazario”.

El Municipio explicó que la colección tiene una historia peculiar que data desde sus hallazgos en fechas indeterminadas en la desembocadura del río Yauco en Guayanilla.

Se dice que una descendiente del cacique Agüeybaná, conocida como la india Juana, las guardó en lo que hoy es el barrio Magas y durante la invasión norteamericana, en el 1898, le reveló su ubicación al sacerdote José Nazario, un estudioso de la arqueología.

Para hallar el tesoro, el religioso exploró un túnel donde encontró centenares de piedras con extrañas inscripciones que llevó a su casa parroquial y las comparó con otras del mundo, según consta en el libro “Puertorriqueños Ilustres de Cayetano Coll y Toste”.

El debate sobre la legitimidad de las piedras le valió enemistades al sacerdote cuando funcionarios gubernamentales lo tildaron de “fantasioso y loco” ante la imposibilidad de ese entonces para admitir que hubiese una cultura más desarrollada en el país de lo que se había pensado.

Con los años, los hallazgos pasaron al ICP y a la Universidad de Puerto Rico pero no fue hasta el 1980 que expertos de otros países estudiaron las piedras y concluyeron que la colección comenzó su viaje en Chipre y finalizó en manos del histórico cacique puertorriqueño.

“Lo más importante es que posiblemente tienen sílabas de la isla de Chipre y de los fenicios (de la isla de Creta), que más tarde pasaron a Sudamérica y evidencian una influencia del quechua o los incas porque se han podido identificar palabras”, explicó Hernández.

El Centro Cultural y Biblioteca municipal ubica en la calle Celso Barbosa y la apertura de la exposición será el miércoles a las 7:00 p.m.