Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Asesinan en Guatemala al cantautor argentino Facundo Cabral

07/09/2011 |08:57 a.m.
Así yacía el cuerpo del cantautor argentino Facundo Cabral luego ser baleado en Guatemala. (AFP / Johan ORDONEZ)  
Fue asesinado cuando se dirigía hacia el aeropuerto internacional La Aurora, en el sur de la Ciudad de Guatemala.

El cantautor argentino Facundo Cabral murió el sábado en un atentado perpetrado por pistoleros desconocidos cuando se trasladaba hacia el aeropuerto para abandonar Guatemala, en donde había ofrecido varios conciertos la última semana.

El atentado, que las autoridades guatemaltecas creen que fue planificado y dirigido específicamente contra el artista, provocó una ola de indignación y repudio internacional y obligó al presidente Alvaro Colom a compromenterse con su colega argentina Cristina Fernández a esclarecer los hechos.

Colom declaró a la Radio 10 de Argentina que llamó personalmente a la presidenta para compartir la noticia y prometerle una investigación del "bien planificado asesinato".

Cabral es parte de los trovadores que alcanzaron notoriedad desde la década de 1970 cantando música de protesta con letras literarias y que crearon firmes vínculos con una audiencia a lo largo de una época llena de revoluciones y represión en América Latina.

El vocero del ministerio de Gobernación, Nery Morales, informó a Milenio Televisión que el cantautor "fue interceptado por vehículos que le disparan a los dos vehículos, en uno iba Facundo con un piloto sentado en un lugar donde no le correspondía ir, el segundo vehículo con la seguridad también fue atacado por 25 disparos".

El cuerpo del músico argentino, vestido con pantalones vaqueros, una chaqueta de piel y una pequeña maleta en sus manos, quedó en el asiento del copiloto de una camioneta agrícola que intentó refugiarse del ataque en una estación de bomberos en una zona de la capital guatemalteca conocida como El Trébol, a un par de kilómetros del aeropuerto internacional La Aurora, a donde se dirigía. El vehículo en que viajaba era escoltado por otro en el que iban guardaespaldas que aparentemente intentaron repeler el ataque.

El vocero de los bomberos municipales José Rodríguez declaró que el músico argentino recibió al menos ocho disparos en el cuerpo y que también resultó herido el empresario Henry Fariña, quien contrató al artista.

El vocero de la policía Donald González informó que se encontró abandonado en una salida de la carretera a El Salvador uno de los vehículos que participó en el ataque porque mostraba varios disparos en su carrocería y dentro había casquillos de municiones de fusil.

Indicó que fueron designados al caso tres equipos de investigadores, que se están registrando vehículos en retenes en toda la ciudad y viendo las grabaciones de varias cámaras colocadas cerca del lugar en donde ocurrió el atentado.

Diego Alvarez, vocero de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, una oficina auspiciada por Naciones Unidas para combatir las mafias que operan en el país, indicó que participarán en las pesquisas junto a la Fiscalía.

Cabral tenía 74 años y ofreció su último concierto el jueves en la ciudad de Quetzaltenango, a 200 kilómetros al oeste de la capital. Llegó a Guatemala a inicios de semana, el martes tuvo una presentación en la capital y se disponía a abordar un vuelo rumbo a Nicaragua, según el vocero del ministerio del Interior.

El asesinato desató reacciones de indignación a todo nivel.

La premio Nobel de la Paz 1992 y candidata presidencial Rigoberta Menchú, quien dijo haber tenido una amistad con el trovador, acudió a la escena del crimen y entre llanto expresó que "para mi Facundo Cabral es un maestro... amó mucho a Guatemala, me dedicó frases maravillosas en su música".

"Hoy estamos repudiando un crimen más que enlutece a Guatemala... un crimen más que está causando horror y miedo, no dejo de pensar que fue asesinado por sus ideales, no hay ninguna razón por la que tuviera que ser asesinado aquí en Guatemala", añadió la Nobel, que calificó el asesinato como una expresión del "odio del fascismo".

Las redes sociales se llenaron de mensajes de repudio, las fotos de cientos de perfiles fueron sustituidas por listones negros o por imágenes del trovador y se podían leer cientos de mensajes en Facebook y Twitter condenando lo ocurrido.

En Guatemala fueron convocadas a varias manifestaciones para repudiar el atentado y espontáneamente hubo personas que se acercaron a la escena del crimen para depositar ofrendas florales.

El cantante y compositor Alberto Cortez, entrevistado por la radio colombiana Caracol, expresó su tristeza "ante la noticia tan terrorífica que hemos recibido".

"Uno no sabe porqué suceden esas cosas, pero suceden y entonces no encuentra consuelo", agregó Cortez, quien grabó junto a su colega y amigo los discos "Lo Cortez no quita lo Cabral", "Cortesías y Cabralidades", entre otros que promocionaron juntos en largas y exitosas gira internacionales.

"Facundo era un hombre místico, un hombre de paz, un hombre tranquilo, un hombre que no insultó nunca a nadie", aseguró Cortez.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, lamentó el asesinato durante un acto público en Bogotá. "Muchos de ustedes deben ser fan de Facundo Cabral y toda América Latina y nosotros aquí en Colombia, yo personalmente, lamento este vil asesinato", expresó.

También el presidente de Ecuador, Rafael Correa, empezó su programa radial sabatino entonando una parte del tema "Pobrecito mi patrón" y calificó el crimen como "una estupidez". "Si fue por venganza lo han llenado de gloria, lo han inmortalizado... aunque ya estaba inmortalizado por sus canciones", afirmó.

En Twitter, el canciller argentino Héctor Timerman manifestó una "gran tristeza por el asesinato"; el cantante puertorriqueño de Calle 13 René Pérez Joglar expresó "lamentable el asesinato de Facundo Cabral. Una lástima que ocurran semejantes atrocidades".

El trovador argentino se consideraba a sí mismo "un contador de historias que además canta" y fue autor de temas como "No soy de aquí ni soy de allá", el cual cantaron figuras como Vicente Fernández, Julio Iglesias y Lola Flores y del que, según el autor, existen cerca de 700 versiones en 27 lenguas.

Hizo dúos con compositores como Pedro Vargas y Neil Diamond.

Oriundo de la Patagonia argentina, Cabral relató a la AP en una entrevista en Miami en el 2008 que a los nueve años caminó 3.000 kilómetros hasta que llegó a Buenos Aires buscando un trabajo para su madre, con la que quedó junto a seis hermanos después de que su padre los abandonó.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró al músico argentino como "mensajero de la paz" en 1996, algo de lo que dijo sentirse orgulloso.

En sus conciertos, además de interpretar sus canciones, deleitaba al público con anécdotas y lo inspiraba con una filosofía en la que proclamaba amar a la vida a pesar de las peores adversidades. Solía citar a escritores como Walt Whitman y Jorge Luis Borges.

En 1976 dejó Argentina en medio de la dictadura militar y se radicó en México.

"Todos los días me siento en el sillón y doy gracias a la noche", manifestó Cabral en la entrevista del 2008. "Siempre le pregunto a Dios, ¿por qué a mí tanto me diste? Me diste miseria, hambre, felicidad, lucha, luces... vi todo. Sé que hay cáncer, sífilis y primavera, y buñuelos de manzana", dijo el cantante en esa oportunidad.

Fue analfabeta hasta los 14 años, pero después conoció a Borges, Chagal y la madre Teresa, contó en esa oportunidad.

Entre los discos que grabó figuran "Mi vida", "Ferrocabral", "Facundo secreto", "Lo Cortez no quita lo Cabral", "Cabralgando" de los que se extraen temas como "Yo quiero ser bombero" y "Pobrecito mi patrón".

"Amo tanto la vida porque me costó tanto gozarla ... me costó mucho sentir que era protagonista y no una basura", relató el músico y escritor, cuya mujer e hija murieron en un accidente aéreo, perdió la vista totalmente durante una época de su vida y que sobrevivió a un cáncer.