La meta: ahorrar, ahorrar y ahorrar

Por Mildred Tirado Vázquez / Enviada Especial 08/14/2019 |11:45 p.m.
Un colmadito cerca de su casa le sirve a Militza Cordero para resolver lo del día. (Enviada Especial / [email protected])  
En esta parte del mundo no hay centros comerciales y la gente prefiere comprar todo en efectivo.

Monopoli, Italia. Una de las cosas que llamó la atención de  la puertorriqueña Militza Cordero, tan pronto puso un pie en Italia, fue   no encontrar centros comerciales, una pista de cómo es el estilo de vida en esta parte del mundo.

La filosofía que se practica es la del ahorro,  así que los padres pasan toda una vida trabajando para garantizar una seguridad económica a sus hijos hasta que estos se independizan, lo que ocurre pasados los 30 años, pues aquí los estudios toman más tiempo. De hecho, se acostumbra que los padres compren una propiedad  a cada uno de sus hijos.  

En casa de Militza, el sueldo fijo lo tiene su esposo, Alessandro Indelli, quien es maestro de educación especial y gana unos 1,200 euros mensuales ($1,350 aprox). Con esto, y lo que recibe trabajando por cuenta propia en web marketing, la familia de cuatro miembros ha logrado salir adelante.

Como muchos otros italianos, la casa donde viven,  en la Cozzana,  la compraron con sus ahorros y con una herencia que recibió Alessandro. La propiedad cuenta con placas solares, que generan toda la electricidad que necesitan,  y el agua para uso diario es la que han almacenado gracias a un sistema que la recoge  de la lluvia.

Sin embargo, además del sistema de cable e Internet, se paga un  impuestos  de 200 euros al año por cada televisor en la casa ($226 ). Este dinero se destina a los canales y emisoras del gobierno. Quien no tenga un televisor en casa, debe llenar un formulario que así lo certifique.

Como en Puerto Rico, se pagan impuestos por los ingresos. Por ejemplo, una persona que trabaja por su cuenta y recibe un pago de  $1,130 deberá tributar  $452 en impuestos y aportar $339 para su retiro, que suele ocurrir a los 67 años de edad.  

Otro gasto que se añade mensualmente es por el recogido de la basura  que varía según el tamaño de la casa.

La escuela a la que asisten sus hijos Gabriele y Marco es gratuita; solo se paga el almuerzo  y las actividades deportivas fuera del horario escolar. El sistema de salud es gratuito.

La ropa es otro cantar. Militza aprovecha un mercado, cada martes, donde adquiere lo necesario a un costo más bajo. Por ejemplo, unos tenis para los nenes, que en otros lugares cuesta 35 euros ($39), aquí puede conseguirlos a 5 euros.

La comida, depende de lo que busque. Un  colmadito cerca de su casa le sirve para resolver lo del día.  Las frutas y verduras las adquiere en un mercado agrícola, mientras que la carne en un local también cerca de donde vive. Todo es fresco y se traduce en una dieta más sana. 

Gracias a que se consume lo que se cosecha, aquí la comida es más económica en comparación con Puerto Rico. Por ello, en una salida a comer en un restaurante la familia puede gastar un promedio de 50 euros ($57). Si fuera en Puerto Rico este gasto sería de $80 aproximadamente.

¿Cuánto cuesta? 

A continuación el costo aproximado de algunos artículos en Monopoli.  

Gasolina: $1.97 litro
Pasta de diente: $1.12   
Jugo: $1.12 1 litro
Café: $3.91 1 lb
Tomates: .72 ¢ lb
Aguacate: $2.23 cu
Chuletas frescas: $3.80 lb
Pasta seca:  .34 ¢ lb
Arroz: $3.00 x 3 lbs 
Apartamento:  $278,306 (tres niveles en el casco de la ciudad) 
Casa: $200 a $300 mil (en el campo)  

Regresa a la portada