Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Las engordan para encontrar marido

Por El Mercurio / Chile / GDA 01/11/2019 |02:39 p.m.
En esta parte del mundo la práctica es comer mucho y hacer poco ejercicio cuando lo que se quiere es casarse. (archivo)  
Las niñas que padecen esa práctica a veces sufren crisis cardíacas, deformaciones, les sale vello facial, ansiedad, dolores en el cuerpo y no pueden dormir, desórdenes mentales irreversibles y algunas mueren.

La rutina diaria de las niñas y adolescentes en algunas zonas de Mauritana, África, consiste en tomar varios litros de leche de camella, comer de forma permanente grandes cantidades de alimentos, y moverse lo justo y necesario.

Estos hábitos forman parte de la tradición conocida como gavage o lebouh, cuyo objetivo es hacer engordar a las jóvenes para poder encontrarles un futuro esposo a temprana edad, ya que la comunidad cree que la obesidad es signo de belleza y riquezas.

El País de España publicó varios testimonios de jóvenes sometidas a esta práctica. Choueina Ahmed M'Barik (24), por ejemplo, relató que a los 13 años su familia la obligaban a comer para poder casarla con su primo.

"Mi familia me decía que todos se burlarían de mí porque era flaca y fea, y que debía solucionarlo para que me convirtiera en bella y gorda, así les honraría en la sociedad y los haría felices", relató la joven mauritana.

"Engordé unos 30 kilos en ocho meses cuando era pequeña. Ahora tengo muchos problemas de salud, no valió la pena. Si no comía, me castigaban, y por el mal que me causaban, me forzaba a comer. También me vigilaban de cerca para que no vomitara lo que había comido", relató Choueina, quien aseguró que nunca le impondría esta tradición a su hija.

Varias organizaciones internacionales junto con el Gobierno de Mauritania, están prestando especial atención a este asunto para la protección de las niñas, realizando campañas para visualizar los efectos negativos que provocan estas tradiciones.

En este sentido, la Presidenta de la Asociación de Mujeres Cabezas de Familia, Aminatu Mint El Moktar, se encuentra realizando programas de concientización para estos pueblos.

"Persisten dos formas para la práctica del gavage, la tradicional es más común en zonas rurales y se basa en dar de beber mucha leche, comer de forma permanente y moverse poco. Ahora también está la versión moderna, que incluso a veces elige la propia joven, que consiste en tomar corticoides y fármacos de animales, para poder engordar", explicó Aminatu.

La activista, además, manifestó la preocupación que existe, ya que muchas de estas niñas mueren, tienen crisis cardíacas, deformaciones, les sale vello facial, sufren de ansiedad, dolores en el cuerpo y no pueden dormir, por lo que se vuelven frágiles y terminan con desórdenes mentales irreversibles.

Wahba Malloum, fue sometida al gavage por parte de su familia y hoy como autoridad de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Mauritania, comenta que cada vez es menos frecuente este tipo de tradiciones en el país, pero que aún quedan familias que continúan con la costumbre.

"Han fallecido casi todas por obesidad. Después es difícil adelgazar y muchas llegan a sufrir de diabetes, de enfermedades al corazón, incluso cánceres, pero cada vez hay más conciencia que hay que hacer deporte", concluyó Wahba.

Regresa a la portada

Tags

obesidad