Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Piden a yates de Trinidad y Tobago estar alertas tras ataque de piratas

Por Agencia EFE 04/15/2019 |05:29 p.m.
En febrero pasado, cinco pescadores que regresaban a sus hogares después de más de una semana de faenar fueron secuestrados en el mar, lo que obligó a sus familias a vender bienes personales para recaudar el dinero del rescate. (Archivo)  
En los últimos meses, según medios locales, varias embarcaciones de recreo han sido atacadas mientras navegaban cerca de las costas de Venezuela.

El presidente de la Asociación de Servicios de Yates de Trinidad y Tobago (YSATT, por sus siglas en inglés), Tommy Johnson, pidió a los propietarios de yates que viajen en convoy, después de que un velero fuera atacado, presuntamente, por piratas venezolanos el pasado fin de semana.

Johnson informó este lunes en conferencia de prensa de que el domingo varias pequeñas embarcaciones con piratas a bordo intentaron asaltar el Sylph, un velero Beneteau de 17 metros de eslora, cuando se encontraba ubicado a unas 15 millas náuticas al noreste de la plataforma petrolera Hibiscus.

"El yate se negó a detenerse y en una situación de mar pesado y fuertes vientos realizó maniobras evasivas en zigzag que impidió el abordaje de los piratas", detalló Johnson.

"Debido a que no pudieron abordar el velero lo atacaron con armas de fuego", indicó el presidente de la YSATT sobre el incidente del domingo, presuntamente protagonizado por piratas venezolanos.

Johnson dijo que si bien los disparos no alcanzaron a nadie a bordo, el barco sufrió varios agujeros provocados por balas.

"Sylph está ahora atracado en Port Louis Marina -isla de Granada-, donde recibió la atención de las autoridades de seguridad locales", indicó, tras matizar que la Guardia Costera de Trinidad y Tobago (TTCG, en inglés) está en contacto con sus colegas de esa isla caribeña.

"Mientras tanto y de acuerdo con la TTCG hago una llamada para que quienes viajen por el área de Trinidad y Tobago, en la medida de lo posible, lo hagan en convoy", subrayó Johnson.

En los últimos meses, según medios locales, varias embarcaciones de recreo de Trinidad y Tobago han sido atacadas mientras navegaban cerca de sus costas.

En febrero pasado, cinco pescadores que regresaban a sus hogares después de más de una semana de faenar fueron secuestrados en el mar, lo que obligó a sus familias a vender bienes personales para recaudar el dinero del rescate. 

Regresa a la portada