La reina Isabel II celebró dos audiencias virtuales más de una semana después de sufrir síntomas similares a los del resfriado por el COVID-19.

El Palacio de Buckingham dijo que la monarca británica de 95 años sostuvo sesiones virtuales con los embajadores de Chad y Andorra. La reina canceló varias sesiones la semana pasada, por lo que las del martes sugieren que se está recuperando.

La edad de Isabel, el diagnóstico de COVID-19 y un reciente problema de salud causaron angustia entre los funcionarios británicos y el público. El anuncio del palacio el 20 de febrero de que la reina había dado positivo por COVID-19 generó preocupación y deseos de recuperación en todo el espectro político británico.

El palacio se ha negado a hacer declaraciones diarias sobre la salud de la monarca, citando su derecho a la privacidad. Pero los funcionarios del palacio han dicho que Isabel, que ha recibido tres dosis de la vacuna contra el coronavirus, continuaría con deberes “ligeros” en el Castillo de Windsor.

La reina, que es la monarca reinante más antigua del país, tiene una serie de compromisos próximos mientras celebra su Jubileo de Platino para conmemorar 70 años en el trono.

Debe asistir al Servicio de la Commonwealth en la Abadía de Westminster el 14 de marzo, y luego a un servicio conmemorativo el 26 de marzo, también en la Abadía, para su difunto esposo, el príncipe Felipe, quien murió en abril pasado a los 99 años.