Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Alcalde de Cidra a juicio por actos lascivos

02/12/2011 |
El alcalde de Cidra, Ángel “Wiso” Malavé Zayas, expresó que no tenía por qué abochornarse.  (Primera Hora / Vanessa Serra Díaz)  
La lectura de acusación fue señalada para a el 24 de febrero. (Ve vídeo)

“Me siento confiado en Dios, antes que nada. Confío en mi pueblo, confío en mi gente, confío en el trabajo que he llevado a cabo estos largos años. Iré hasta el final en el proceso... Wiso Malavé no tiene por qué abochornarse”.

Así reaccionó el alcalde novoprogresista de Cidra, Ángel “Wiso” Malavé Zayas, tras escuchar la determinación de juicio en su contra por 11 de los 14 cargos que enfrentaba por actos lascivos y un cargo por uso de propiedad pública para fines electorales.

No obstante, sobre la exhortación del gobernador Luis Fortuño de que evalúe si debe o no permanecer en la poltrona municipal, dijo “de eso hablaremos luego”.

“Mi pueblo sabe que esto es una patraña, una gran patraña. El Señor lo va a castigar”, agregó el acusado, mientras se abría paso escoltado y de la mano de su esposa Carmen Gloria Ellsworth, quien durante la vista rezaba con un rosario color rosado y al salir -antes que su esposo- dijo que lo apoyaba “100 por ciento”.

La jueza Sylkia Carballo, del Tribunal de Caguas, no encontró causa en tres de los seis cargos de actos lascivos referentes a Marilyn Díaz. Sí la encontró por los cargos presentados relacionados con Madeline Ortiz, Kathy Janet Cotto, Edna Rodríguez y Nydia Santos.

Sin embargo, no encontró causa por beneficio de Sección 8 por alquiler de una vivienda para su madre en los 1990.

Los fiscales especiales independientes (FEI) César López Cintrón e Iris Meléndez evaluarán si van en alzada.

“Enfermo sexual”

En sus argumentaciones finales, la abogada Ivette Aponte solamente mencionó a tres de las cinco mujeres tratando de establecer que no hubo elemento de intención para cometer la agresión sexual, que no fue premeditada.

Por su parte, López Cintrón catalogó a las testigos y víctimas de actos lascivos como “cinco mujeres valientes puertorriqueñas” que vivieron un “patrón de hostigamiento sexual con frases asqueantes, cautivas en su oficina, siendo él dios de allí”.

“El ambiente, las expresiones verbales y corporales no tenían ningún otro objeto que no fuera excitarse sexualmente. Para este tipo de enfermo sexual...”, indicó López Cintrón, que fue interrumpido en ese momento por una objeción por parte de los abogados del acusado, Aponte, Arturo Negrón y Juan Ramón Acevedo.

El FEI agregó “para esta persona con este tipo de desviación sexual”.

“Lo más asqueante de todo, además de los actos, es que la gente de su pueblo tiene que decirle ‘honorable’ a este señor”, finalizó López Cintrón.

Según la prueba desfilada en esta etapa de los procedimientos, cinco empleadas municipales -jóvenes y guapas- ofrecieron detalles de diversas instancias en las que alegan que el Alcalde las tocó, a algunas más que a otras, pero a todas les dio nalgadas.

Los hechos relatados ocurrieron entre 2006 y 2008.

Marilyn Díaz relató que el Alcalde le “mete su mano dentro de mi panti y me toca las nalgas y me hala el panti”. Madeline Ortiz alegó que “me pasó la mano por la espalda hasta tocarme las nalgas”. Kathy Janet Cotto destacó que “el Alcalde me agarra la nalga derecha”, mientras que Edna Rodríguez dijo que “el Alcalde me pasa por atrás y me da una nalgada”. Nydia Santos manifestó que Malavé Zayas le agarró las manos y le dijo: “Te amo”, entre otras incidencias relatadas por las cinco testigos.

La lectura de acusación contra el Alcalde fue señalada para a el 24 de febrero y ahí se escogerá una fecha para juicio.