Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Asesinan a cantante de música sacra tras pelea por mirada

02/27/2012 |09:25 a.m.
Christopher Ocasio Díaz tenía un disco de música sacra que grabó junto a su tío, Juan Cubero. En la foto parte del arte de la carátula del disco. (Suministrada)  
El occiso, identificado como Christopher Ocasio Díaz, de 21 años y vecino del residencial Covadonga de Trujillo Alto.

Un cantante de música sacra, estudiante universitario y con un futuro prometedor fue asesinado con saña a golpes y a tiros, el domingo de madrugada, frente al negocio D’Racing Barber Shop, en Capetillo, Río Piedras.

El occiso, identificado como Christopher Ocasio Díaz, de 21 años y vecino del residencial Covadonga de Trujillo Alto, se encontraba compartiendo con amistades en el negocio de billares El Coquí, localizado en la calle William Jones de Río Piedras, donde surgió una discusión alegadamente cuando un individuo le cuestionó que por qué lo miraba mal.

En el exterior del negocio continuó la discusión, según se indica en el informe de la Policía y el joven fue golpeado y luego  recibió 21 balazos, muriendo en el acto.

Su tío el pastor Adventista Juan Cubero, en declaraciones a WKAQ 580, manifestó que espera que se haga justicia ya que su sobrino estaba comenzando a vivir. 

“La información que tenemos es que fue asesinado a balazos, pero supuestamente el joven que estaba con él dice que le dieron con palos de billar, que le dieron con sillas y con todo. Yo lo identifique ayer (en el Instituto de Ciencias Forenses), su cara está llena de moretones. Era un niño bonitillo, bien parecido, tranquilo, no problemático, pero tiene la cara desbaratada le rompieron la nariz, le rompieron la boca, en otras palabras parece que le dieron en el piso”, sostuvo sorprendido Cubero en la entrevista radial.

Añadió que lo más que le pesa es que su sobrino participaba de las actividades con él en la iglesia precisamente orientando a la juventud y no andaba en malos pasos.

“Duele porque si es una persona que está haciendo el mal y le sucede eso uno lo espera, pero una persona que está estudiando ingeniería de música en la universidad, que está en la iglesia, que está envuelto en los eventos de la iglesia conmigo tratando de alcanzar la juventud y me lo matan de esa manera… estoy bien dolido, estoy bien sentido  y quiero que el pueblo de Puerto Rico sienta lo que estamos pasando porque hoy me tocó a mí y mañana le puede tocar a cualquiera de nosotros”, expresó con dolor Cubero.

El fiscal Mario Rivera Geigel y el agente de la división de Homicidios de la región de San Juan Nelson Cardona se hicieron cargo de la investigación preliminar.