Cacos tienen las gasolineras de punto

Por Maribel Hernández Pérez 11/07/2018 |11:45 p.m.
Los horarios de estos asaltos ocurridos recientemente fluctúan entre la 1:30 a.m. hasta las 4:50 a.m., según se desprende de los informes de novedades del Negociado de la Policía. (Suministrada)  
A pesar de que el Negociado de la Policía no tiene estadísticas, en los pasados meses se ha visto un incremento de asaltos en estos lugares.

Puerto Rico está al acecho de bandas criminales que durante este año tienen como objetivo a las gasolineras para obtener no solo dinero fácil, sino cigarrillos, accesorios de teléfonos celulares, robarles a sus clientes o asesinar a sus rivales. 

En el mes de octubre y la primera semana de noviembre se reportaron, al menos, 15 asaltos a mano armada en puestos -de las todas las marcas de gasolina- ubicados en los municipios de Bayamón, Carolina, Sabana Grande, Ponce, Añasco, Aguadilla, Aguada, Gurabo, Canóvanas y Río Grande. En todos se identificó el mismo modo de operación. 

Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran a los individuos llegando a la estación en un vehículo hurtado, la mayoría con el rostro cubierto y armados para exigirle al dependiente de turno el dinero de la caja registradora, cartones de cigarrillos, los accesorios y teléfonos prepagados. Todo sucede en cuestión de minutos. 

Los horarios de estos asaltos ocurridos recientemente fluctúan entre la 1:30 a.m. hasta las 4:50 a.m., según se desprende de los informes de novedades del Negociado de la Policía. La agencia no pudo suministrarle a este diario la cantidad de asaltos reportados este año, ni los ocurridos durante el mismo período en el 2017. 

“Se llevan estadísticas de comerciantes, no específicamente de los tipos de negocio”, dijo el superintendente auxiliar de Investigación Criminal, el teniente coronel Rolando Trinidad. 

Si la agencia no tiene disponibles estos datos, se les hará cuesta arriba delinear planes efectivos para bajar la incidencia de este tipo de delitos, ya que implica que no han establecido un patrón, ni los perfiles de estos delincuentes.

El día más activo de estos ladrones durante el período examinado por Primera Hora –y de lo que hay registro en la Policía– fue el pasado lunes, 22 de octubre, cuando se reportaron seis asaltos similares. Cinco fueron entre la 1:29 a.m. y las 2:40 a.m. en los municipios de Ponce, Sabana Grande, Añasco, Aguada y Aguadilla. En este último, un guardia de seguridad impidió el robo. 

El sexto atraco se reportó a las 3:30 p.m. en la gasolinera Puma localizada en la intersección de las avenidas Franklin D. Roosevelt y José de Diego en Puerto Nuevo, cuando un motociclista entró a la tienda y mediante amenaza con un arma de fuego se robó $148 en efectivo. 

Este asalto no fue informado por la Oficina de Prensa del Negociado hasta ayer, cuando se difundieron sus fotos para pedir la ayuda de la ciudadanía para esclarecer el caso. 

Uno de los sucesos más recientes fue una tentativa de robo en la gasolinera Puma de la PR-887, en la comunidad Jardines de Carolina, el sábado a las 4:50 a.m., donde surgió un intercambio de disparos entre el comisionado de la Policía Municipal, Rubén Moyeno Cintrón. No se reportaron heridos. 

A pesar de que éste no es el único caso que ha perpetrado el grupo en esa área policíaca, las novedades diarias del negociado correspondientes a los días 3 y 4 de noviembre no estaban disponibles. 

Algunos de estos crímenes son investigados en conjunto con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés).

Blanco los cajeros automáticos

El 30 de agosto en la gasolinera Puma de Las Piedras y el 26 de julio en la estación de la misma marca de la avenida Campo Rico en Río Piedras, varios pistoleros llegaron en guaguas tipo van, estacionándose en reversa para romper la vitrina de cristal y robarse el cajero automático. 

Se sospecha que el grupo ha cometido otros robos similares en la zona metropolitana y en Caguas. 

Otros delitos escenificados en los predios de estos negocios fue el 30 de septiembre, cuando un conductor fue víctima de un carjacking en la gasolinera Puma de la PR-190 en Carolina donde un individuo armado de un cuchillo lo despojó de un Toyota Tercel, del 1991. Mientras que el 13 de octubre un hombre fue asesinado en una gasolinera en el barrio Morovis Norte. 

Regresa a la portada