Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Identifican a los policías heridos, pero no a los civiles

07/01/2010 |10:11 a.m.
Un policía recibió una laceración en un brazo, compatible con un impacto de bala, y otros dos agentes resultaron heridos en el motín registrado ayer en el Capitolio.

Un policía recibió una laceración en un brazo, compatible con un impacto de bala, y otros dos agentes resultaron heridos en el motín registrado ayer en la tarde frente al lado norte del Capitolio, según la Uniformada.

En el informe oficial distribuido hoy, en el que no se da cuenta de la cantidad de manifestantes y periodistas lesionados en el incidente, se detalla que el agente Fernando Rolón Sanyust, con la placa #20615, adscrito a la División de Operaciones Tácticas (DOT) de Bayamón, recibió una laceración en el antebrazo derecho, siendo atendido en el Centro Médico.

Se indica también que resultaron heridos, sin indicar en qué parte de cuerpo ni qué tipo de lesión, el sargento José L. Otero, #8-15648 (laceración en el brazo izquierdo) y el agente Héctor Laussel Lugo (16857).

Tampoco se reveló a qué unidad están adscritos y de qué región son.

A través de las redes sociales ha circulado desde horas de la madrugada una foto en la que fue captado el teniente I, Juan D. Vargas, jefe del Cuartel de la Calle Loíza, desenfundando un arma de fuego.

Durante la madrugada, la jueza María de los Ángeles Rabell, de la Sala de Investigaciones de San Juan, no encontró causa para el arresto de dos hombres a los que se les imputaba haberle causado daños al cristal posterior derecho y al asiento del vehículo de la Policía, Chevrolet Tahoe, del 2010.

Preliminarmente, investigó la agente María Berríos, adscrita a la División de Agresiones del Cuerpo de Investigaciones Criminales de San Juan.

Además, se informó que dos caballos de la Unidad Montada, "Dakota" y "Combate", resultaron lesionados por objetos lanzados durante el motín.

En el informe se indica que nueve patrullas de la Policía resultaron con daños en los cristales, gomas y con abolladuras en la carrocería.

Sin embargo, no se indica la cantidad de vehículos de civiles, senadores y periodistas que sufrieron daños.