Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Otra funcionaria de la UPR se declara culpable en lío de exrectores

Por Primerahora.com 02/07/2019 |01:37 p.m.
López Hernández tendrá una vista ?de alegación de culpa el próximo 19 de marzo en el Tribunal de San Juan. (archivo)  
Por fraude con fondos para talleres de capacitación para maestros.

Una tercera exfuncionaria de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Adaliz López Hernández, llegó a un preacuerdo para declararse culpable en relación al fraude con fondos públicos para talleres de capacitación conocido como Crece-21.

Según un comunicado de prensa de las Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente (OPFEI), la también coordinadora del programa Crece-21 en Arecibo y Utuado  llegó a un preacuerdo para declararse culpable de 21 cargos graves por infracciones a los artículos 255, aprovechamiento ilícito de servicios públicos, y el 193, apropiación ilegal agravada, del Código Penal de 2004. También se le imputa una infracción a la Ley de Ética Gubernamental.

Además, la mujer tendrá que restituir $6,600, se informó.

 Ayer trascendió que los exrectores de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey y Arecibo, Juan Varona Echeandía y Juan Ramírez Silva, respectivamente, también se declararon culpables por el caso de Crece-21.

Este programa se estableció en 2011 y estaba destinado a ofrecerle talleres de capacitación a los maestros del Departamento de Educación, pero se utilizaron los fondos del proyecto para uso personal –como hospedarse en hoteles de San Juan, pagar fiestas y tratamientos de belleza– y adjudicarlos como gastos de la UPR.

López Hernández tendrá una vista de alegación de culpa el próximo 19 de marzo en el Tribunal de San Juan.

Una cuarta acusada en este juicio, y para la que no hyay acuerdo al momento de culpabilidad, es Yanaira Vázquez Cruz, exrectora del recinto de Utuado, para la que trabajaba López Hernández, La funcionaria enfrenta 13 cargos graves y tiene una vista de status el próximo 26 de febrero.

Los FEI de este caso son Emilio E. Arill García y Manuel E. Niuñez Corrada.

Regresa a la portada