Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Procesar el acoso cibernético no tiene que ser un vía crucis

Por Alejandra M. Jover Tovar 01/29/2015 |00:00 a.m.
A nivel federal tampoco hay un alivio claro. (Archivo)  
La venganza pornográfica es solo una de las modalidades de hostigamiento por internet sobre la que ya debe legislarse.

No hay leyes específicas en Puerto Rico que contemplen el acoso cibernético como delito, pero esto puede cambiar y ya es un asunto de urgencia.

La abogada Julizzette Colón-Bilbraut, analista de redes sociales y fundadora de Monitor SN, ha sido enfática en que la realidad jurídica actual amerita actuar con premura porque “hay otros estatutos  que uno puede tratar de usar, pero hablando de un ámbito penal tiene que haber especificidad en cuanto a la comisión del delito porque no puedes condenar a nadie por analogía. Es una máxima del derecho penal”.

A nivel federal tampoco hay un alivio claro. “No hay mecanismos ahora mismo. Lo que se hace a nivel federal es otra cosa; ellos tampoco tienen una ley de acoso cibernético aprobada y lo que se ve es una fina descripción en el código federal que se trata de que medie una amenaza por vía del comercio interestatal, pero no estamos hablando de todo lo demás”.

Al final del día, según Colón-Bilbraut, “si algo pone esto en manifiesto es que no tenemos un estatuto criminal para trabajar con este problema”. Para que se pueda procesar legalmente, el acoso cibernético “tiene que ser (considerado un acto) criminal”.

De hecho, las redes sociales y plataformas de comunicación vía internet están protegidas por salvaguardas federales. “El Digital Millenium Copyright Act de 1998 (DMCA) crea un ‘safe harbor’ (puerto seguro) para que las plataformas no sean responsables de las conductas de sus usuarios y ese es el concepto jurídico”, explica la abogada.

El Stored Communications Act, también federal, “impide que se le dé la información de los usuarios a cualquier persona del Gobierno para un pleito, a menos que esa información se esté solicitando a raíz de la presunta comisión de un crimen. Así es como único se puede procesar criminalmente, mediando una orden judicial a tales efectos. Hay que entender la complejidad del procesamiento”, advierte Colón-Bilbraut.

“No vas al tribunal con screenshots” 

Si fuiste víctima de venganza pornográfica por internet (otro tipo de acoso cibernético) imprimir las fotos y llevarlas a la Policía o a la corte no significa que serán admitidas como evidencia. 

“Como están redactada las leyes sobre la evidencia electrónica, aquí lo que se le dificulta a la víctima de estos crímenes es probarlo. Le piden que evidencie lo que trae de una forma que puede ser compleja... Por ejemplo, las reglas de evidencia piden que esté disponible para examen el método mediante el cual se diseminó la información, como una computadora, una impresora... es un procedimiento bastante complicado”, explica la abogada.

Tratando de evitar esto y al someter un anteproyecto sobre el cyberbullying ante la Legislatura, Colón-Bilbraut propuso que se aplicara a todas las leyes el apartado de medios electrónicos pero, al momento de aprobarse el proyecto  “fue con modificaciones que yo entiendo lo debilitaron y perdió la efectividad”.

“Lo que pedía el proyecto original era que se adoptara como política pública el manejo y el tratamiento del acoso cibernético. Es un issue legal bien complejo, pero no tiene nada de inconstitucional añadir los medios electrónicos  bajo la modalidad de maltrato, acecho o intimidación. Las conductas ya están tipificadas, es cuestión de añadirle lo de los medios electrónicos”, insiste la letrada.

Según el proyecto original de Colón-Bilbraut, la ley habría impactado el Código Penal de Puerto Rico, Ley Núm. 146 de 2012, según enmendada; Ley Contra el Acecho, Núm. 284 de 1999, según enmendada; Ley Contra la Violencia Doméstica en Puerto Rico, Ley Núm. 54 de 1989; Carta de Derechos de Personas de Edad Avanzada, Ley Núm. 121 de 1986; Reglas de Evidencia, 32A L.P.R.A. Ap. VI; Ley Orgánica del Departamento de Educación, Ley Núm. 149 de 1999 según enmendada; Plan de Reorganización del Consejo de Educación de Puerto Rico, Ley Núm. 1 de 2010.

¿Con qué propósito? “Porque así se crea una sola política pública. Ya lo hicimos una vez con la Ley 54 de Violencia Doméstica, en un momento histórico con legislación de avanzada que hasta creó la figura de la procuradora de las mujeres. Ahora es el momento de hacer lo mismo”, enfatizó la experta.

Más que legal, es un asunto humano

Legalidades y modalidades criminales aparte, Colón-Bilbraut fue enérgica al recalcar que el acoso cibernético “no son solo cosas de cama ni de chillería ni de fotos, es mucho más completo y se da todos los días: las parejas se acosan no solo con fotos de aquí y allá, se acosan con las contraseñas y luego se dejan, y me meto en tu cuenta y te hago una cuenta falsa y te trato de perjudicar con tus amigos, en tu trabajo para que te boten, y a su vez cojo un sitio de mensajería de texto anónimo y te digo 25 cosas porque no va a salir registrado en un celular”, dramatizó. 

Y no solo se limita a lo sexual o a las relaciones de pareja. “Mira el hijo drogadicto que manda textos y amenaza a su padre para que le dé chavos...  es una forma de intimidad y sigue siendo acoso. No legislemos para la pornografía nada más; aprovechemos esto y hagamos el esfuerzo completo y hablemos del acoso en general”.

Yendo más allá, la abogada reclamó que los proveedores de internet y servidores que los sostienen también tengan responsabilidad. “Una vez digo que me están acosando y yo lo alerte al departamento de IT, yo creo la responsabilidad de preservar la información, porque ha pasado que buscamos la información luego y ya no está. Una de las propuestas era que si yo alertaba esa conducta, que la información empezara a preservarse desde ese momento”. 

Al final del día, “es entender el ser humano y su conducta”, explica Colón-Bilbraut. “Es un proceso de educación. Creo que hay un desconocimiento y lo que más me dolería es que, en un momento como este, al pueblo entero se le haga un flaco servicio. Ya tenemos bastantes problemas y aprobar una ley contra el acoso cibernético sería un acierto y nos pondría como una jurisdicción de avanzada, un modelo a seguir y no una copia de lo que hace Estados Unidos. Los legisladores están en el mismo lugar donde estuvimos con la problemática de la violencia doméstica, y en aquel momento lo lograron... ahora estamos en otro momento histórico”, concluyó. 

Tags

redes socialesInternetcelulares