Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Que les caiga todo el peso de la ley

10/07/2010 |
Alcaldes se mostraron implacables ante la noticia. (Ve vídeo)

Los alcaldes que ayer enfrentaron la noticia de la detención de efectivos de miembros de sus policías municipales tomaron medidas disciplinarias inmediatas, separándolos sumariamente de empleo y sueldo.

Los Ejecutivos Municipales se mostraron implacables ante la noticia y, aunque algunos reaccionaron de forma sorpresiva, no les tembló el pulso al sostener que éstos tendrán que pagar las consecuencias de sus actos.

El alcalde de Maricao, Gilberto Pérez, fue uno de los más sorprendidos, pues, indicó, conocía al agente, a quien identificó como Luis Avilés Rullán, de 27 años. “Nunca había dado muestras de que pudiera estar relacionado a nada ilegal, como se está alegando”, dijo sobre Avilés Rullán, quien llevaba ocho años como agente.

El alcalde de San Juan, Jorge Santini, y su homólogo en Toa Baja, Aníbal Vega Borges, hicieron lo propio. Vega Borges, sin embargo, fue más allá y destituyó al agente Andy Alejandrino Sánchez. “En Toa Baja, no hay cabida para la corrupción, mucho menos a aquellos llamados a proteger a nuestro pueblo”, dijo.

“El que viole la ley en el Municipio y lo descubramos o lo descubra cualquier agencia de law enforcement va a sufrir la imposición de todo el peso de la ley”, señaló Santini.

De los 16 agentes, cinco eran de la capital, siete de Arecibo, uno de Guaynabo, uno de Maricao, uno de Toa Baja y otro de Vega Baja.

El alcalde de Arecibo, Lemuel Soto, enfrentó el arresto de siete miembros de la Policía Municipal y de un empleado de Obras Públicas. Lamentó cómo la acción de unos cuantos lacera la imagen de unos cuerpos que velan por la seguridad de la ciudadanía. Afirmó que indagará si algunos de los actos ilegales ocurrieron en horas laborables para determinar si hay un problema de supervisión.