Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Se vira tortilla en caso menor secuestrada alegadamente por el padre: él tiene la custodia

11/22/2010 |02:59 p.m.
La Policía confirmó que padre de la niña es quien tiene la custodia de la menor.

El fiscal de distrito de Arecibo, Wilson González, confirmó hoy a Primera Hora que quien tiene la custodia de la menor reportada desaparecida en Barceloneta, el viernes pasado, Jenny Cargill, de 10 años, es su padre Michael Joseph Cargill, por lo que en éste caso no procede más nada de parte de las autoridades.

Sin embargo, no está claro si la madre será investigada del por qué tenía a la menor.
 
El domingo la familia de la madre de la niña Noemí Soto informó que ella era la que tenía la custodia y que inclusive tenía una orden de protección en contra de su ex pareja. Sin embargo, al mediodía de hoy el desarrollo de la pesquisa por parte de las autoridades reflejó unos datos inesperados.

El fiscal González habló con Cargill por teléfono, quien suministró documentos del estado de Carolina del Sur, donde se establece que cuando la pareja se divorció en julio de 2008, por el proceso de mediación, se le concedió a él la custodia de la niña.

Se estableció, además, un acuerdo de que Noemí podría tener a la niña del 9 al 17 de Julio, pero que ella tendría que devolver a la menor a su padre, luego de dicho término.

Sin embargo, el 22 de julio la mujer solicitó en Carolina del Sur una orden de protección en contra del hombre en la que alegó que él se había tornado violento por lo que un magistrado le concedió la custodia temporera a la mujer.

Así las cosas, Noemí viajó a Puerto Rico con su hija durante el mes de septiembre y se estableció en Barceloneta.

No obstante, el 1 de octubre pasado, la jueza de familia Judy McMahon dejó sin efecto la orden de protección por lo que reestableció el estado original de la custodia de la niña en favor del hombre.

Así las cosas Noemí, no tiene mecanismos en ley en Puerto Rico para  obtener a su hija y tendría que apelar a los foros correspondientes en el estado de Carolina del Sur.