El gobernador apoyaría que todos los negocios cierren a las 2:00 a.m.

Por Osman Pérez Méndez / [email protected] 10/11/2018 |03:01 p.m.
Recientes incidentes violentos han levantado la interrogante de si incluso en áreas turísticas también deberían limitar los horarios de operación de los negocios en favor de una mayor seguridad. (archivo)  
Si fuera un asunto necesario de seguridad.

El gobernador Ricardo Rosselló dijo este jueves que favorece que se imponga un cierre de todos los negocios a partir de las 2:00 a.m. si eso fuera considerado como un asunto necesario para la seguridad pública.

En expresiones hechas durante el anuncio de incentivos para policías, primeros respondistas y maestros, el gobernador también dijo favorecer la plantación de cáñamo industrial en la Isla y  la regulación de la videolotería.

Si bien en muchas zonas existen códigos que limitan las operaciones de negocios hasta ciertas horas, en las zonas turísticas no existen tales reglas y en principio los negocios pueden operar toda la madrugada.

Recientes incidentes violentos han levantado la interrogante de si esas áreas también deberían limitar los horarios de operación de los negocios en favor de una mayor seguridad.

El gobernador, de hecho, hizo referencia a un reciente incidente en San Juan y comentó que “precisamente por no poder ejecutar ese código de orden público, se crean una serie de incidentes”.

“Aquí hay que atender un asunto prioritario de seguridad. Para mí la prioridad es la seguridad. Entiendo que para el pueblo de Puerto Rico también. Y posterior a eso tomaremos las otras cosas en consideración”, añadió el gobernador.

“Si es de beneficio para la seguridad, lo vamos a llevar a cabo, porque es la prioridad para nosotros”, insistió Rosselló sobre la posible implantación de un cierre de negocios a las 2:00 a.m.

Por otro lado, el gobernador se expresó en favor del cultivo industrial del cáñamo -una variedad del cannabis no equivalente a la marihuana- cuya posible siembra y explotación en la Isla es tema de debate en la Legislatura.

“Yo favorezco el cáñamo industrial. Es una industria de $500 millones donde pudiésemos estar beneficiándonos y añadiendo un gran valor aquí en Puerto Rico”, dijo Rosselló, aunque aclaró que no había visto el detalle de los cambios propuestos al proyecto en discusión.

“A un alto nivel, por supuesto que sí, que lo favorezco. Invito a que podamos tener esa discusión para tener un proyecto que nos permita indagar en esa economía. Creo que todo es beneficioso ahí para el pueblo de Puerto Rico”, reafirmó el gobernador.

Sobre la videolotería, Rosselló opinó que el proceso a llevarse a cabo debe ser uno que “permita regular adecuadamente el proceso, evitar los procesos ilegales, y que se pueda recaudar lo que se estima se pueda recaudar”.

Agregó que otro requisito sería “que se pueda invertir ese capital en algunas áreas de alta necesidad para nuestra población”, como por ejemplo los “subsidios a la agricultura o el bono de Navidad”.

El gobernador pidió además que en la toma de decisión se incluya “a todos los participantes, los pequeños comerciantes, grandes empresas con especialidad en esta área, y los hoteles y casinos”.

“De alguna forma hay que sentarse en la mesa con todos ellos y arribar a una conclusión. No se debe hacer de una forma que incline a uno u otro, porque estimo que crearía problemas”, agregó Rosselló.






Regresa a la portada