Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Menor relata encuentros íntimos en juicio contra Alexander Greaux

Por Carlos González / [email protected] 05/21/2019 |07:49 p.m.
Al momento de los hechos, Alexander Greaux Gómez era maestro de la víctima en la Escuela Especializada en Deportes del Albergue Olímpico en Salinas. (Archivo)  
El exfondista nacional enfrenta una posible condena de 20 años por cargos de generar pornografía infantil y transportar a la joven de 15 años para tener sexo.

El exfondista nacional y exentrenador de atletismo Alexander Greaux Gómez tuvo hoy su segundo día de juicio en el Tribunal Federal en San Juan por cargos relacionados a sostener relaciones sexuales y haber transportado e incitado a esos fines a una estudiante 15 años, cuando estudiaba y entrenaba bajo su dirección en la Escuela Especializada en Deportes del Albergue Olímpico localizada en Salinas.

Greaux, quien también está acusado por poseer pornografía infantil en su teléfono celular, escuchó en la sala del juez Francisco Besosa a la víctima declarar detalles de los encuentros íntimos que tuvo con su entonces maestro en un periodo de tiempo en el 2016.

 A las preguntas de la fiscal Ginette Milanés, la joven -de quien no revelamos su nombre- hizo un recuento de cómo fue que ingresó el centro educativo y deportivo donde tuvo su primer contacto con Greaux.

“Lo conocí cuando tenía 12 años”, dijo en voz baja. “El principio la relación fue bien profesional, pero mis actitudes hacia él fueron cambiando con el tiempo. Le contaba de mis problemas personales porque me sentía cómoda y me daba consejos”, agregó.

Mientras ella estaba en la silla de los testigos, Greaux mantuvo la vista hacia el suelo para evitar todo contacto visual con la joven.

La adolescente luego recordó que la relación tomó un giro más íntimo, de tipo sexual. Sin embargo, le solicitó al juez Besosa un breve receso para recuperar la compostura debido a que se le dificultaba encontrar las palabras para detallar y reconocer los encuentros íntimos entre ellos.

Una vez regresó a la sala, el jurado compuesto por siete varones, cinco mujeres y dos alternos, la fiscal Milanés retomó la línea de preguntas.

Fue entonces que la joven admitió que tuvo sexo oral e intimidad en múltiples ocasiones con Greaux. Los encuentros fueron en las inmediaciones del Albergue Olímpico, así como en un carro y en una residencia en Cayey, que había sido alquilada por el exsemifondista que representó a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos Atenas 2004 para ofrecer servicios de tutoría.

Asimismo, la alegada víctima estableció que Greaux le solicitó fotos de sus partes íntimas, pedidos a los que ella accedió. José Olmo, abogado del exatleta, declinó contrainterrogar a la principal testigo del caso.

Olmo tampoco contrainterrogó el lunes, primer día del juicio, a la madre de la jovencita, quien ese día contó como ella descubrió el patrón de  abuso que tenía Greaux hacia su hija, al tener acceso al celular de esta y encontrar mensajes altamente sugestivo de parte de él, así como fotos de su hija en ropa interior.

Otro testigo que declaró hoy fue David Segarra, especialista forense del Servicio de Inmigración y Aduana (ICE, por sus siglas en inglés), explicó que pudo extraer imágenes de partes íntimas de los teléfonos celulares que pertenecieron a ambos. La fiscalía también presentó conversaciones a través de la aplicación WhatsApp en las que Greaux aparentaba propiciar los encuentros por los grados de deseos que sentía hacia ella.

Agentes federales procedieron a iniciar una investigación. Una vez obtuvieron las requeridas órdenes, allanaron la residencia de Greaux en Salinas. El exatleta reconoció los encuentros con la menor de edad e incautaron su teléfono celular, una mesa de masaje, una silla portátil y una escalera de mano, donde presuntamente ocurrieron los encuentros sexuales.

Greaux permanece confinado desde su arresto en enero del 2017.

Olmo solicitó la desestimación de los cargos, petición que el juez Besosa denegó. No quedó claro si la defensa tiene la intención de presentar algún testigo, incluyendo al acusado.

Besosa procedió a excusar a los miembros del jurado hasta la mañana, miércoles, cuando podrían escuchar los argumentos finales de ambas partes antes de comenzar a deliberar. Greaux enfrenta una pena de entre 15 y 20 años de cárcel de ser declarado culpable.

Regresa a la portada