Placeholder

Por Normando Valentín

¿Qué les parece?

Más vale pájaro ...

06/11/2019
(Archivo)
(Archivo)
El profesor del sistema público se aferra al pájaro que tiene en la mano.

Más vale pájaro en mano que cientos volando.

Así reza un viejo refrán conocido por todos y cual parece haber abrazado la Asociación de Maestros, cuyo sindicato se sentó con los integrantes de la Junta de Control Fiscal a negociar una serie de propuestas que conformaron una lista de acuerdos. 

Lo hicieron bajo la premisa de que no se puede confiar en el Gobierno. De que el actual gobernador, al igual que sus antecesores tienen y han tenido, un déficit de credibilidad. Apostaron a la premisa de que “el que da a’lante, da dos veces”. 

Claro. En el panorama surgieron dudas, interrogantes que no fueron clarificadas.

Las asambleas convocadas resultaron muy atropelladas y lo que se acordó entre las partes, no estuvo disponible a tiempo para disipar preocupaciones. Así que las dudas engendraron más dudas. Incertidumbres que llevarán a ese acuerdo a naufragar.

No me quiero guillar de Anito Cassandra, pero lo que se recoge es un amplio malestar, existe un desgano evidente. El que acude a votar lo hace a favor del NO. Lo hace, no necesariamente convencido de que exista mala fe en lo pactado, sino por desconocimiento, por miedo alimentado por la confusión y por aquellos que son enemigos tradicionales de la Asociación de Maestros. 

Con estos ingredientes es casi seguro que el viernes se anuncie que el acuerdo fue derrotado. 

El profesor del sistema público se aferra al pájaro que tiene en la mano. Aún a regañadientes, apuesta a la canción que le interpreta el Gobe, que se rasga las vestiduras diciendo que pagará la totalidad de las pensiones. “Si él lo dice, ¿pa’qué voy a votar para reducirme la pensión”? Además, eso de quedarse hasta los 63 años, no le hace gracias a nadie. Ese es el análisis simple de muchos.

Ahora, ¿cuán seguro es ese pájaro en mano? Pues es una contestación insegura. 

El PPD insiste en que es una treta momentánea, que Rosselló está pateando la lata para dejarle el lío al próximo gobernante. Si es de la oposición cargará con esa herida empezando el cuatrienio. Una herida que pudiera condenarlo a un naufragio seguro en el 2024. Si es el propio Rosselló, pues qué más da, logró su cometido de ser reelecto. En síntesis, esta es la teoría popular. 

Según el presidente del PPD, senador Aníbal José Torres, será imposible pagar la deuda y a su vez, cumplir con los jubilados del Gobierno. Lo dijo con la sinceridad que lo caracteriza. Fue una contestación que no daría un aspirante a la gobernación, pero Jossie ni quiere ser gobernador y está pensando si aspirará o no a su escaño.

Ahora bien, existe otro ángulo interesante en este juego de ajedrez. Se trata de los sindicatos estadounidenses a los cuales están afiliados muchas de las uniones de la Isla. Al parecer, la Junta está utilizando a estos grupos para sentarlos a la mesa y darle la vuelta al gobierno central.

La Asociación de Maestros y su sindicato, al igual que el Sindicato de Servidores Públicos, que el martes revelaron un acuerdo parecido al de los maestros, tienen nexos con los mogules del norte.

Si es algo acordado, está por verse. Solo queda esperar al resto del sindicalismo y ver en cuál dirección se moverán.

Al fin y al cabo, pesa mucho cómo se siente ese obrero de a pie y cómo se sienta al final del camino.

Está por verse si el pájaro se queda en la mano o se irá a volar.