Placeholder

Por Normando Valentín

¿Qué les parece?

Prioridades trastocadas

08/13/2019
(xavier.araujo@gfrmedia.com)
([email protected])
En sus manos tiene la exclusiva oportunidad de hacer las cosas diferentes.

Nuestra gobernadora Wanda Vázquez se acerca a su primera semana como mandataria. En sus manos tiene la exclusiva oportunidad de hacer las cosas diferentes. Suena a cliché, pero es cierto. Llegó a la máxima jefatura por la vía constitucional y no por el voto del electorado. 

Es más, en una de sus primeras entrevistas con este servidor pareció excusarse por ello. Mencionó que estaba consciente de cómo llegó a la gobernación. Lo decía como si fuera un defecto, pero yo lo veía como una virtud. Me explico. Es cierto que el poder popular otorga mandato, torna legítima la elección del servidor público.

Sin embargo, analicemos lo siguiente. No tuvo que hacer actividades para recaudar dinero. Esto quiere decir que nunca estuvo expuesta a estos “avechuchos chupa sangre”, que dan dinero con miras a multiplicarlo por distintas vías. 

El País ya los conoce. Son los Elías Sánchez, Velazquez Piñol o el Anaudi de la vida. Aquellos que apuestan a ser inversionistas en lugar de velar por alguien que guíe con eficiencia los destinos de la Isla. Así que doña Wanda, el que nada debe, nada teme. 

Puede y debe tomar determinaciones sin pensar cuál pie puede pisar. Nadie le puede chantajear con que le votaría en contra de no cumplir con determinado capricho. Su deber es con el pueblo y lo que puede beneficiarnos en colectivo.

Comenzó con el pie derecho al pedirle al director ejecutivo de la AEE, José Ortiz, explicaciones por un contrato que pretendía otorgar y que tenía olor al señor Pérez Canabal. Ese apellido en el pasado sonó a problemas. Con el paso de las horas, el contratito ya no era necesario. ¡¡¡Milagro!!! Se pudo resolver el asunto. Curioso, ¿no? 

Sé que se reunió con él y reclamó ante la prensa que goza de su confianza. Magnífico. Mi recomendación es que no le pierda ni pie ni pisada, como decimos en el campo. 

Muchos pueden tener sus prioridades trastocadas. Incluso, pueden tener poco control de su agencia. Le expongo un caso. El secretario de Educación, Eligio Hernández, volvió con el sonsonete de que se necesitan más dinero del gobierno federal y que la Junta de Control Fiscal es un impedimento. No obstante, resulta que, con los datos del propio Gobierno, que se proveen a través de AAFAF, se desprende que el DE no utilizó $35 millones destinados al programa de Educación Especial. ¿Por qué? Esa es una buena pregunta.

Como reportero, doy fe de las constantes quejas. Las mismas van desde la falta de especialistas hasta programas que quedan detenidos por falta de pago. Entonces, si la razón principal es de dinero, ¿cómo explicar que para el último semestre del pasado año académico que culminó en junio, no se usaron esos millones de dólares?

Otro dato. Desde el 2014 hasta el presente se han quedado sin usar unos $364 millones de fondos federales para diversos programas de Educación. Sí, hablo de los benditos fondos federales que aquí tanto piden.

Gobernadora, ¿no le parece que debería sentarse y dialogar sobre el particular con los miembros de la Junta y de Educación? Alguien con sensatez debe hacerlo. Aquí mojamos a sus antecesores, rojos y azules que resbalaron en lo fácil. El propio Eligio Hernández fungió como secretario al cierre del pasado año académico y anteriormente, era parte de la estructura. 

Ya que hablo de Educación, bravo por la iniciativa de incentivar maestros para que den servicio en las islas municipio de Vieques y Culebra. Esa le quedó bien. De igual forma trate de crear conciencia en el secretario de Educación para que defienda las escuelas especializadas. Esa es la joya de la corona. Tenemos jóvenes talentosos en diversas ramas, desde el arte hasta el deporte. 

Pero un consejo le doy: vele por la burocracia, eso usted ya lo sabe. Sirvió como procuradora de la Mujer y secretaria de Justicia. No le deben vender gato por liebre, pues lo vivió siendo fiscal y como abogada en el Departamento de la Vivienda. Ese, es el principal mal de nuestro Gobierno. Atáquelo e incentive que se tenga el personal más efectivo, aunque no sea de su partido.

El tiempo pasará y estaremos atentos a sus movidas, sobre todo, una vez empiece la Asamblea Legislativa y sus intrigas. Solo espero que siga igualmente centrada y, sobre todo, que vele para que no tengamos más prioridades trastocadas.