Placeholder

Por Jay Fonseca

Esto tiene salvación

¿Senadores de la droga y partidos traficantes?

11/18/2013
(Primera Hora / Ilustración  / Gary Javier)
(Primera Hora / Ilustración / Gary Javier)
“Jaime Perelló y su Cámara tienen la palabra. O dan un paso en la dirección correcta o pasarán a la historia como los políticos bastardos que pusieron el voto por encima de la verdad...”

El debate de la descriminalización de la marihuana no puede haber sido peor y más estúpido. Parecemos nenes chiquitos tumbándole la pajita al otro. “Ahhhh, ¿te vas a quedar dao?” “Ahh, pero ¡tírale, tírale!”. Gracias a nuestra Legislatura hoy me da vergüenza… un poco más. Pero como pocas veces queda tan claro que a los legisladores realmente lo mejor para Puerto Rico no les importa, sino que su objetivo es salir electos y que se jorobe el resto. Hoy tengo que hacerlos quedar expuestos tal y como son. 

Veamos el caso de Thomas Rivera Schatz. El senador dijo que este era el gobierno de la droga por discutir una medida que solo hace que los policías no estén detrás de media onza de marihuana y se metan con los verdaderos delincuentes. Si ese es el caso, Tommy, ¿entonces tú eres el abogado de la droga, ya defendiste personas arrestadas por sustancias controladas? ¿O eras el fiscal de la droga cuando llegaste a acuerdos con acusados en casos de narcóticos? ¿Acaso nunca llevaste casos de drogas como abogado de defensa? ¿Acaso nunca llegaste a acuerdos como fiscal con acusados en casos de drogas? Curioso, porque Estados Unidos es el país que más drogas consume en el mundo y el que causa que haya el narcotráfico rampante actual en Puerto Rico, pues nos usan de puente para llevar droga de América del Sur para allá. Pero, Tommy quiere ser parte de Estados Unidos, o sea, quiere ser parte del país de la droga. 

Incluso, ya muchos estados de EE.UU. han ido liberalizando el consumo de la marihuana y hasta para fines recreativos se puede usar. ¿Entonces los miembros de la delegación del PNP en el Senado que le votaron en contra a la medida quieren ser parte del país de la droga y hermanarse con los estados de la droga? ¿Y los senadores populares que votaron en contra de la medida quieren mantener una “relación permanente” en unión con la nación que está liberalizando el acceso a la droga? Wow, qué ejemplos de senadores y senadoras que quieren unirse o mantenerse de aliados del país de la droga. Y no la marihuana nada más, el país que más consume cocaína, heroína, anfetaminas y cuanta madre hay. 

¿Verdad que no tiene sentido ese debate tontejo? Pues ese fue el debate que se llevó a cabo en nuestra Legislatura. Curiosamente, otro argumento es que este no era el momento para tocar ese tema y que había otras cosas más importantes que discutir en Puerto Rico. ¿Acaso nuestro mayor problema social, según todas las encuestas de opinión, no es la criminalidad y la falta de recursos para combatirla? Pues este proyecto es precisamente sobre eso. Es una medida que le dice a la Policía que se meta con delincuentes de verdad y no pierda tiempo en nimiedades porque no tenemos recursos para eso. El proyecto no legaliza la marihuana. No permite que la uses en el trabajo, no permite que manejes un auto con ella, el proyecto no permite que la vendas. Le medida solo baja la pena y les dice a los policías que se vayan a buscar a los asesinos, violadores, maltratantes de niñas, asaltantes en hogares de viejitos, y dejen tranquilo al chamaco que está fumándose un moto. Y es que, si bien no apoyamos la conducta de fumar yerba, no tenemos recursos ni tiempo para que nuestra Policía, la Fiscalía, Corrección y Tribunales estén detrás de esos cuando hay mil cosas mucho peores que están pasando por el lado y no tenemos agentes que las atiendan. 

¿Acaso no es el desempleo el segundo problema más grande que tenemos? Pues, esos muchachos que van a la cárcel y se les daña el récord por fumar un pitillo  luego no puede conseguir un empleo legal. ¿Y dónde usted cree que consiguen trabajo? Pues los trabajos legales no los encuentran en su comunidad; la vecinita no le dice que le haga el patio pues es un “exconvicto”. Entonces van al desempleo o al punto a buscar trabajo para pagar la pensión o sus gastos de vivienda, etc. ¿Acaso no es eso importante? ¿Acaso eso no es un tema primario, que ese joven consiga empleo para evitar que termine de cabeza en el punto?

La senadora de la basura -así ella llamó la medida de Miguel Pereira-, Itzamar Peña, famosa por cuando se le explotó un huevo en la cara tras brillantemente meterlo en el microondas, dijo que ese proyecto demostraba que este gobierno quería que todo el mundo estuviera “espitiao por ahí”. Mire si es una politiquera que se le olvida que llegó a ser senadora porque Rivera Schatz la puso en su plancha y los presos de la organización Ñeta votaron por ella tras Tommy negociar el voto de los confinados a cambio de legislación favorable. Así fue que ella le ganó a Henry Neumann el famoso escaño del Senado por el PNP. ¿Recordará Itzamar que su escaño se lo debe a gente que está presa precisamente en su mayoría por casos de drogas? ¿Es entonces ella la senadora de la droga? 

Peor aún, es lógico y obvio que personas relacionadas con el narcotráfico quieren aliarse a políticos y con ellos encontrar acceso y protección. El famoso Coquito López; el portavoz del PNP-usuario de cocaína Rolando Crespo; José Meléndez, el positivo a marihuana e hijo del alcalde de Fajardo; el exprecandidato a representante y legislador municipal PNP Chemito Soto] el cuñado de Rivera Schatz, los familiares del Chuchin y tantos otros casos nos demuestran que hay un interés en personas relacionadas al narcotráfico buscando contactos y relaciones con políticos. Y es natural, estas personas son parte de la sociedad y obviamente bregan para sus intereses. Pero no solo es en el PNP, el PPD también tuvo los suyos como Papito Class, los cinco asesores de La Fortaleza que este cuatrienio dieron positivo a drogas; el exlegislador Luis Farinacci, cuya esposa dijo que él usaba drogas, aunque salió bien en la prueba; y el alcalde de Caguas, que admitió haberse reunido con narcos en su campaña y, en fin, el punto queda claro. 

El problema de las drogas ilegales en Puerto Rico es enorme y no distingue colores. Pero, curiosamente, yo advertí que la nueva Ley Electoral aprobada el pasado cuatrienio aumentó la cantidad de dinero cash que puede donársele a los políticos. ¿Por qué políticos que saben que narcos están buscando influencias indebidas hacen más fácil que entre dinero cash sin identificarse a las arcas de los partidos?  Que conste, a ambos partidos les advertí de esto antes de aprobarlo. Se lo dije al representante Johnny Méndez y al senador Carmelo Ríos, quienes tenían a cargo esa ley y no la cambiaron. 

En fin, mi punto es bastante simple. La medida que despenaliza la posesión de pequeñas cantidades de marihuana es sumamente importante porque va a intentar aportar a dos problemas principales. Primero, que nuestros pocos recursos no sean mal utilizados y que se dirijan a meter presos a verdaderos delincuentes y, en segundo lugar, asegurarnos de que quien se fume un “gallo” no sea condenado por el resto de la vida a tener que trabajar por un error como ese. De hecho, una pregunta que le hago al país. Hasta los años 30 la marihuana era prescrita por médicos como un medicamento normal, común y corriente. ¿El Dr. Barbosa habría recetado alguna vez el cannabis? ¿Se imaginan que aparezca evidencia de que el padre de la estadidad recetaba marihuana? Nada raro eso, gente, los médicos de la época defendieron usar la marihuana como medicamento, siempre. 

¿Por qué hacen esta discusión tan tonteja los políticos? Pues porque funciona. Ya Jorge de Castro Font lo demostró. No importa lo corrupto que seas, si te conviertes en un conservador, ultraderechista que legisle moralismos e interrumpa cualquier cambio que se proponga aparentando ser el defensor del cristianismo ya eres elegido para siempre. Roberto Arango también era el más conservador anti-LGBTT y anti cualquier medida que despenalizara drogas y miren cómo terminó la cosa. Ellos saben el truco, se aprovechan de la ignorancia y salen elegidos, aunque en sus vidas privadas sean cualquier otra cosa. 

Jaime Perelló, la bola está en tu cancha y en la cancha de la Cámara PPD. O dan un paso en la dirección correcta o pasarán a la historia como los políticos bastardos que pusieron el voto antes que la verdad y de esos ya tenemos ejemplos de sobra. ¿Se les van a unir ustedes?  

Tags

El Capitolio