Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Cárcel de por vida por repartir sándwiches envenenados en el trabajo

Por Primerahora.com 03/10/2019 |02:17 p.m.
El imputado se negó a hablar durante el juicio y sus motivos para envenenar a sus compañeros no quedaron claros. (EMOL)  
El alemán usó mercurio, entre otras sustancias, las autoridades descubrieron en el subterráneo de su casa un pequeño laboratorio químico.

El alemán identificado como Klaus O fue sentenciado ayer a cadena perpetua en prisión, por haber envenenado a sus compañeros de trabajo a través de sándwiches con mercurio y otras sustancias tóxicas que introdujo durante varios años.

Uno de ellos quedó en coma y dos con severos daños a los riñones.

Georg Zimmermann, el juez de la Corte Regional de Bielefeld, a 330 kilómetros de Berlín, falló en contra del ciudadano de 57 años declarándolo como culpable de intento de homicidio, por lo que se le aplicó la pena máxima que establece la ley.

Klaus O fue arrestado en mayo del año pasado después de que un video de las cámaras de seguridad de la empresa donde trabajaba, ubicada en la ciudad de Schloss Holte-Stukenbrock, mostrara al hombre poniendo un "polvo sospechoso" en el sándwich de uno de sus colegas.

Al investigar más acerca de la actitud sospechosa del trabajador, las autoridades descubrieron en el subterráneo de su casa un pequeño laboratorio químico, que fue catalogado por el juez como "más peligroso que todos los agentes de combates usados en la II Guerra Mundial".

El imputado se negó a hablar durante el juicio y sus motivos para envenenar a sus compañeros no quedaron claros.

Los fiscales aseguraron que Klaus los quería ver deteriorados físicamente. La mayoría de las víctimas quedaron con daños físicos severos. Dos de ellos, un hombre de 27 años y otro de 67, sufrieron lesiones crónicas en los riñones por plomo y cadmio, y ambos corren un mayor riesgo de tener cáncer.

En tanto, quien sufrió las consecuencias más graves fue un empleado de 23 años que quedó en coma por ingerir mercurio y tiene daño cerebral permanente.

Según informó The Guardian, el juez consideró que los crímenes eran tan graves como un delito de homicidio, por lo que ordenó que Klaus deberá permanecer en prisión después de cumplir la cadena perpetua-que en Alemania significa una condena por 15 años- debido a que el hombre seguiría siendo un peligro para la sociedad.

Sus abogados defensores señalaron que planean apelar a la decisión del magistrado.

Regresa a la portada

Tags

AlemaniacárcelEnvenenamiento