Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Chemo Soto está seguro de que el chupacabras es un extraterrestre

10/29/2010 |
El alcalde de Canóvanas dice que la criatura no es producto de una mutación.

Aunque lo tilden de demente, el alcalde de Canóvanas, José “Chemo” Soto, está seguro de que el chupacabras -la especie que durante 15 años ha tratado de atrapar- es un extraterrestre y no un animal ni mucho menos un monstruo producto de una mutación causada por una sarna.

¡Hello!, a otro con ese cuento o teoría revelada por un profesor de la Universidad de Michigan que indica como posibilidad que el temido chupacabras es realmente un coyote con casos extremos de sarna, una condición en la piel causada por ácaros que se alojan debajo de la piel.

“Chacha no. El chupacabras es otra cosa y aquí, en Canóvanas, hay más de 20 testigos que lo han visto y la descripción que se ha dado es que es una especie de dos patas que tiene aspecto de hombre de la cintura para abajo y que arriba es de piel escamosa con una cresta llena de púas desde la frente hasta la espalda, una cara feísima y una lengua bien, bien larga con la que se chupa a los animales”, dijo el Alcalde que entre 1995 y 1998 se dedicó a realizar expediciones con el fin de atrapar a la extraña criatura que, asegura, acabó con más de 200 animales de diversas especies en su municipio.

“Yo nunca lo había querido decir, para que no me tilden de demente, pero el chupacabras es un extraterrestre”, dijo que nunca ha visto al “monstruo”, pero sí estuvo cerca de él.

Según Chemo -quien durante el apogeo del chupacabras fue entrevistado por medios de prensa y productores de programas de más de 20 países, tan lejanos como Japón y Nueva Zelanda-, una vez estuvo casi casi a punto de atrapar al extraño ser.

Y, ¿qué pasó?, le preguntamos al político, quien procedió a explicar el evento con la humildad que lo caracteriza.

“Nosotros siempre estábamos pendiente a cualquier ataque y ese día me llamaron porque el chupacabras había atacado a unas cabras cerca de un platanal en el barrio Palma Sola. Enseguida fui para allá -habían pasado como 10 minutos nada más porque todavía habían unas cabritas vivas- cuando llegué. Muchacha, y aquello fue horrible. De momento, sentí como un ventarrón y un ruido bien fuerte como si fueran unas turbinas. Y, de repente, como que vi que algo se iba y desapareció con una facilidad tan grande que yo no sé si volaba o qué. Lo que sí te puedo decir es que ahí mismito dio una peste bien fuerte a azufre. Y, ¿tú sabes lo que es eso, verdad?”, preguntó.

¿El demonio?, contestamos.

“Ahhh, yo no sé. Lo que te puedo decir es que estamos hablando de un ser bien inteligente. Bueno, imagínate que el chupacabras mata a los machos por el cuello y a las hembras las coge por la parte trasera del ano y les hace un boquete bien bestial. Siempre es así”, dijo sobre el modus operandi de la criatura que se caracteriza por chupar la sangre de sus víctimas, sin destrozarlas.

Chemo indicó que, aunque ya no es un asunto noticioso, el chupacabras sigue haciendo de las suyas en y fuera de Puerto Rico.

“El chupacabras se propagó y por eso es que vamos a seguir pendiente de él. Tenemos que averiguar de qué se trata realmente”, dijo quien hace unos años fue entrevistado por unos productores de Hollywood que estaban interesados en realizar una película del personaje que se ha convertido en una leyenda boricua.