Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

JCA aclara que todavía no hay permisos para incineradoras del norte

11/01/2012 |07:00 p.m.
La Junta de Calidad Ambiental solo considera al presente los permisos de dos proyectos privados para establecer incineradoras en Puerto Rico.

La Junta de Calidad Ambiental (JCA) aclaró hoy, jueves, que solo considera al presente los permisos de dos proyectos privados para establecer incineradoras en Puerto Rico.

La agencia puntualizó que esos permisos "se están trabajando al amparo de reglamentación federal y estatal vigente, en estrecha colaboracion con la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA, por sus siglas en inglés)".

El señalamiento de la JCA se produjo horas después que una coalición de entidades ambientalistas, comunitarias y profesionales se pronunció en contra del desarrollo de siete centros de quema de basura en Puerto Rico y emplazó al gobernador Luis Fortuño para que frene esas iniciativas.

El grupo, encabezado por el Sierra Club, subrayó que las incineradoras de desperdicios sólidos no son proyectos ecoamigables, pero irónicamente se están mercadeando con incentivos de nuevas leyes que fomentan la energía verde o renovable, gracias a estatutos aprobados en este cuatrienio.

El presidente de la JCA, Pedro Nieves, confirmó en un comunicado de prensa que de los siete proyectos impugnados por la citada alianza, la agencia tiene ante su consideración peticiones de los propulsores de incineradores en Barceloneta y Arecibo.

Nieves subrayó que "dichos proyectos aún no tienen permisos para comenzar su construcción y se están evaluando, tanto por el gobierno federal, como por la JCA”.

“Como parte de esa evaluación se les exigirá que demuestren cómo trabajarán con las cenizas que producen de acuerdo a los criterios establecidos por el gobierno federal y aquellos adicionales que entendamos sean necesarios para proteger la salud y el ambiente de Puerto Rico", sostuvo Nieves.

El funcionario aseguró que entre las áreas de importancia que atiende la JCA bajo su dirección figuran lograr el cumplimiento de todas las regulaciones ambientales en los vertederos e incrementar el desvío de materiales reciclables fuera de la corriente de basura.

Según Nieves, también es una meta de la JCA reducir la generación de basura y diversificar las opciones para el manejo de desperdicios sólidos en Puerto Rico.