Joven madre necesita ayuda tras diagnóstico de cáncer

Por Cesiach López Maldonado / Para Primera Hora 12/02/2019 |04:45 p.m.
(Suministrada)  
Desde hace tres meses, la vida de Nattacha Márquez ha desmejorado grandemente.

Hace poco más de tres años, la vida de Nattacha Márquez Torres transcurría con normalidad, pero tras dar a luz a su hija tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de la tiroides. Luego de eso todo marchaba en orden hasta hace unos tres meses cuando un chequeo médico evidenció que algo no andaba bien en su cuerpo.

“Hace como tres meses fue a hacerse unas pruebas, y tenía niveles altos de calcio. Cuando investigamos nos dimos cuenta que tenía cáncer de la tiroides, a la vez se crea el feocromocitoma (tumor de la médula suprarrenal de la glándula adrenal) y unos tumores cancerosos que se metastizaron en las caderas, espina dorsal, que son lugares donde te pueden inmovilizar. Ella tiene dos lesiones, una en cada cadera, y una lesión en la espina dorsal entre las vértebras que queda en el lumbar. Las otras lesiones están ubicadas, pero no estan identificadas”, explicó su esposo, Miguel Robles, quien detalló que el diagnóstico de Nattacha es Neoplasia Múltiple Endocrine Tipo A (MEN2A) con cáncer de Tiroide Medular y Pheochromocytoma (feocromocitoma) con metástasis.

Tristemente, la condición del feocromositoma, la cual ha desmejorado grandemente la vida de esta joven fajardeña de apenas 26 años de edad, es genética, y tanto la bisabuela, la abuela y la madre de Nattacha, padecieron de la enfermedad. Según Robles, aunque para aquel entonces no había tecnología para identificar la condición en el caso de su bisabuela y abuela, la madre de su esposa sí fallleció a los veintitantos años por un problema en el corazón ocasionado por el feocromositoma.

“Esa condición la mamá, la abuela y la bisabuela de mi esposa la tuvieron. En el caso de ellas no estuvo el tumor, era solo el feocromositoma y el cáncer en la tiroides. Mi esposa tiene el tumor y el feocromositoma juntos lo que complica el cuadro porque cuando lo vayan a trabajar (los médicos), tienen que ser expertos en esa condición, ya que si detectan que hay un tumor y lo atacan y no es el tumor sino el feocromositoma, entonces se activa y se descontrola la presión del cuerpo y los órganos. Es algo bien extraño lo que tiene”, confesó el caballero, quien se ha dedicado a cuidar día y noche de su esposa, ya que esta no puede moverse por sí sola.

“Ella esta en cama. Yo no lo demuestro para no preocuparla, pero es bien penoso verla así, tan linda que era y sigue siendo. Pero es fuerte porque tenemos una niña de tres años y es bien difícil. No puedo salir de casa porque hay que cambiarla, no se puede mover, no puede sentarse. No puede hacer nada”, detalló muy entristecido.

Dada la complejidad del cuadro clínico de la joven madre, su familia desea llevarla a los Estados Unidos para poder encontrar un lugar especializado. Esto, conlleva unos gastos extraordinarios, ya que Nattacha tiene que ser movilizada en un avión ambulancia. La familia solo ha recibido un estimado de cuánto saldrían los exámenes que necesita realizarse para poder identificar el tratamiento y  han intentado gestionar el fondo para enfermedades catastróficas, pero la burocracia del proceso los ha agobiado.

“Necesitamos un avion ambulancia porque ella no se puede levantar de la cama, tiene que irse acostada con atencion médica. Adicional, no nos dan un número fijo,  pero el estimado de costos de los exámenes es de $50 mil dólares, pero faltaría el costo del tratamiento, hospital, hospedaje y transportación. Así que estamos hablando de entre $150 mil a $200 mil dólares. Estamos tratando a ver si el fondo catastrófico  pudiera entrar en el proceso y nos están pidiendo un montón de papeles, demasiados”, sostuvo Robles, quien asegura estar “moviendo cielo y tierra para conseguir el dinero y así poder ayudar a su esposa y madre de su hija”.

A su vez, el padre explicó que tratándose de una condición genética, los médicos quieren realizarle estudios a la niña de ambos para intentar identificar si pudiera ser portadora de la enfermedad.

“A mi niña le quieren hacer una prueba de genes.  Espero en Dios que no, pero pudiera heredar la condición”, dijo Robles.

Quien desee cooperar con esta familia fajardeña, puede hacerlo a través de ATH Móvil al número 787-598-7867, también mediante la cuenta de cheques número 111486327 de Banco Popular o en GoFundMe a nombre de Nattacha Márquez Torres.

Regresa a la portada