Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Jumeta le da la fama a Chovi

08/17/2010 |

Patillas. Quería disfrutar en grande del primer party de su clase graduanda, sin imaginar que terminaría con tremenda borrachera y mucho menos que sus acciones de arrepentimiento lo llevarían a la fama.

Si se menciona al estudiante de la Clase Taionik 2011, Raúl Gabriel Díaz Rodríguez, de 17 años, muchos piensan que es uno más, pero si mencionan a “Chovi el de Patillas”, rápido lo recordarán como el muchacho de la jumeta.

Éste fue grabado borracho por su amigo Tito Colón durante una fiesta de recaudación de fondos de su clase, donde bebió y bebió hasta llegar al punto de llorar descontroladamente pidiendo perdón a su madre y temiendo por que ella le castigara de manera violenta por su comportamiento. Pero su lloriqueo no se quedó entre amigos, sino que trascendió las fronteras cibernéticas, llegando a una audiencia de más de 200 mil personas a través de YouTube en sólo cinco días.

“Queremos decir la verdad para que no estén diciendo cosas que no son”, dijo Vilmarie Rodríguez, madre del joven.

Ésta comentó que como miembro del comité de padres de la clase graduanda de la Escuela Superior Urbana estuvo presente en la actividad, que su hijo le pidió autorización para disfrutar al máximo junto con sus amigos, incluso para ingerir bebidas alcohólicas. “Yo autoricé que bebiera, pero no me imaginé que terminaría así”, sostuvo al recordar que lloró al verlo y que se molestó un poco.

Además mencionó que autorizó que grabaran en vídeo “la primera borrachera” de su único hijo varón para que luego éste se viera y se diera cuenta del daño que hace el alcohol.

“Mi hijo es deportista, yo soy su amiga y compartimos en confianza, respeto y amor”, reiteró la mujer, quien le pidió que no vuelva a beber de esa forma.

Asimismo, destacó que la divulgación del vídeo tiene dos propósitos: los peligros de la embriaguez y demostrar el respeto hacia los padres. Sobre el miedo que mostraba su hijo ante una posible paliza, ésta aclaró que no es maltrato, sino simplemente retirarle algunos privilegios como castigo y sentarse a hablarle sobre lo bueno y lo malo.

“Toda la vida me he sentido orgullosa de mi hijo y de sus maravillosas cualidades como ser humano”, sostuvo Rodríguez.

“Jamás pensé que lo vería tanta gente”

Para Chovi, la experiencia ha sido de emociones encontradas. Por una parte, la sorpresa que de la noche a la mañana se hiciera famoso, que lo elogiaran como un ícono durante un carnaval en su pueblo y la lección aprendida sobre lo que vino después de tomar en exceso. “Fueron tres días de sopitas y reposo”, recordó el estudiante de duodécimo grado.

Éste comentó que es una persona alegre, que comparte con sus amigos y que desea convertirse en maestro de educación física para niños con impedimentos. Además indicó que le molesta que lo juzguen sin conocerlo.

“Aprendí que no volveré a beber en exceso y que debo comer si voy a beber”, sostuvo Chovi.

Por su parte, el amigo que grabó el vídeo, expresó que la intención de grabar a Chovi no fue para hacerle daño, sino para que aprendiera la lección sobre las consecuencias de consumir bebidas alcohólicas. “Me preocupan las acciones del Departamento de la Familia, porque en realidad no actuamos mal”.

“Los jóvenes deben aprender de sus errores”, manifestó Colón, al añadir que no han autorizado ningún otro vídeo o propaganda con la imagen del jovencito.