Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Llega avión de sindicatos de la AFL-CIO con especialistas y suministros

Por Joel Ortiz Rivera 10/04/2017 |07:33 p.m.
Entre los trabajadores hay 93 profesionales de la salud, 80 trabajadores de la construcción y 85 choferes de equipo pesado. (Suministrada)  
La misión primordial del grupo será la de ayudar en municipios como San Juan, Canóvanas, Loíza, Guaynabo, Comerío y Ponce.

Sobre 300 empleados unionados de 17 estados, especialistas en las áreas de salud, construcción y el manejo de equipo pesado, arribaron en la tarde del miércoles a Puerto Rico para ofrecerse como voluntarios para ayudar en la reconstrucción de la isla.

Estas personas son miembros de sindicatos afiliados a la American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations (AFL-CIO), y vinieron a ayudar el esfuerzo bautizado Sindicatos por Puerto Rico que realizan en Puerto Rico uniones boricuas afiliadas a la AFL-CIO.

Federico Torres Báez, presidente de la Federación Puertorriqueña de Trabajadores, detalló que la misión primordial del grupo, que llegó en un avión también cargado con comida, agua y otros artículos, será la de ayudar en municipios como San Juan, Canóvanas, Loíza, Guaynabo, Comerío y Ponce, aunque no descartan llegar a otros de ser necesario.

Sindicatos por Puerto Rico usa como base el edificio de Estudia Conmigo frente al estadio Hiram Bithorn, donde esta tarde la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, recibió a los voluntarios estadounidenses, que llegaron con la secretaria tesorera de la AFL-CIO, Liz Shuler.

“Van a estar dos semanas. Inicialmente hemos hablado de Ponce, de Comerío, de Loíza, pero cualquier hallazgo en el camino…eso es parte del problema: que no hay conexión con ellos”, dijo la alcaldesa de San Juan. “En camino hacia Ponce, todo lo que encontremos nos los vamos a llevar por el medio. Cuando esta gente termine nadie va a tener excusa de decir que fue que no pudieron abrir camino”.

“Yo sé, porque viví en Estados Unidos 12 años, que esto representa el corazón de la nación norteamericana, el corazón desprendido, el que acude a ayudar, no a insultar. Que es desprendido y no saca en cara lo que hace para ayudar a otros a levantarse. Esperamos que este ejemplo no solo ayude a abrir el corazón de la gente para que vean que las uniones están tan preocupadas por lo que pasa en el trabajo como con lo que ocurre fuera del ámbito de trabajo. Una buena sociedad tiene que incluir en la misma mesa de diálogo a las uniones”, agregó.

Los trabajadores, entre los que hay 93 profesionales de la salud (enfermeras, médicos y técnicos), 80 trabajadores de la construcción (ingenieros, electricistas, albañiles y carpinteros) y 85 choferes de equipo pesado, pernoctarían en el complejo deportivo sanjuanero y el jueves comenzarían sus labores, que incluiría distribuir ayuda a través de los Boys and Girls Club.

Regresa a la portada