Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Madre batalla contra el tiempo para recuperar su visión

Por Lester Jiménez / Para Primera Hora 04/14/2019 |11:45 p.m.
Desde que fue diagnosticada con hydrops corneal, las visitas a especialistas y los costos en medicamentos han incrementado. (Lester Jiménez / Para Primera Hora)  
Veredigna Barrios necesita con urgencia un trasplante de córnea, lo que la mantiene desesperada.

Aguadilla. Veredigna Barrios se levantó una mañana de febrero con una molestia en su ojo derecho. Pensó que se trataba de alguna partícula de polvo, pero al mirarse en un espejo lo notó con un pequeño punto blanco.

La mujer, de 42 años, madre de cuatro hijos y ama de casa, padecía en ambos ojos de una condición conocida como queratocono, una afección ocular progresiva en la cual la córnea toma una forma de cono que altera la entrada de luz a la retina y ocasiona una distorsión en la visión.

A raíz de esa limitación, adquirió una infección en su ojo derecho conocida como hydrops corneal, que se produce cuando la membrana de Descemet (una de las seis capas que componen la córnea) se rompe, lo que provoca que el ojo pierda su transparencia y, por consecuencia, provoca sensación de neblina y pérdida de visión.

Desde ese momento, su rutina cambió. La condición ha ido empeorando. Hoy día depende en gran medida de la ayuda de su hija Paola Nicole, de 19 años, para realizar distintas gestiones. Apenas puede conducir, pues no debe exponerse mucho a la luz y la molestia que siente es interminable.

“Esto es un dolor tan y tan fuerte, que siento que el ojo se me va a salir”, sostuvo Barrios al recibir a Primera Hora en la sala de su casa, en el sector Reparto Riollano de Aguadilla.

Sin embargo, ni siquiera el dolor que siente es su mayor preocupación.

Su hijo menor, Luis David Colón, tiene ocho años y padece de autismo leve y mutismo selectivo, por lo que requiere de la atención de su mamá en todo momento.

“Yo no puedo esperar a quedarme ciega, porque tengo un niño que depende de mí. Me preocupa perder la visión y no poder cuidar de mi hijo… Tengo mucho miedo por él”, apuntó Barrios, mientras la embargaba el llanto.

Desde que fue diagnosticada con hydrops corneal, las visitas a especialistas y los costos en medicamentos han incrementado. Los gastos pueden ascender hasta $500 mensuales y Barrios no tiene trabajo.

La situación se complica debido a que en Puerto Rico no existen córneas disponibles de forma inmediata, por lo que fue puesta en una lista de espera en el Banco de Ojos de Puerto Rico.

Sin embargo, la dilación puede extenderse por meses y la enfermedad es progresiva.

“Ha sido horrible, porque uno toca puertas y te orientan, pero te dejan ahí. Tú tienes que hacerlo todo”, sostuvo.

La situación llevó a Barrios a buscar información en hospitales en Estados Unidos hasta que dio con la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, donde están dispuestos a ayudarla. Pero el costo de la operación asciende a $15,000, además de los gastos de transportación de ella y de sus hijos.

“Esto no me deja dormir. Es una ansiedad, porque pienso: ¿qué será mañana? Yo quisiera levantarme y no ver esa nube blanca en el ojo. También pienso en tener que dejar mi casa y mis otros dos hijos para irme a un hospital”, reflexionó Barrios.

“Si apareciera una córnea y me operaran aquí, sería excelente, porque no tendría que irme y sacar a Luis David de su entorno. Pero no puedo esperar a quedarme ciega. Yo no me visualizo que no pueda atenderlo”, indicó entre sollozos.

Una cuenta a través de la plataforma GoFundMe fue abierta bajo su nombre, Veredigna Barrios, en la que apela a la ayuda económica de las personas para intentar reunir parte del dinero que necesita, trasladarse a la Florida y realizarse la operación lo antes posible.

Las personas que quieran aportar, también pueden hacerlo a través de su cuenta de ATH Móvil al 787-473-9882.

Regresa a la portada