Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Sagardía libre de política

01/15/2009 |

El secretario de Justicia, Antonio Sagardía de Jesús, rechazó ayer que los cambios que ha hecho en las fiscalías respondan a consideraciones políticas y dijo que el día que asumió el cargo dejó a un lado su ideología estadista.

“Hay una percepción equivocada de que si uno ha sido abogado de políticos o ha estado ligado a ellos uno se convierte en político”, dijo Sagardía, quien fue abogado del ex gobernador Pedro Rosselló en el caso de la pensión “Cadillac” y también integró la defensa de los cuatro líderes novoprogresistas que fueron acusados por el motín en la Procuraduría de las Mujeres.

En una entrevista ayer con PRIMERA HORA, el nuevo titular de Justicia dijo que sus primeras directrices en el cargo han ido dirigidas a “devolverle discreción” a los fiscales para que negocien alegaciones preacordadas con los abogados de defensa, incrementar las investigaciones de corrupción policiaca en el Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) y eliminar “la burocracia” en el Instituto de Ciencias Forenses.

“Ha habido muchos problemas con casos criminales. Los fiscales no tenían discreción. Todo lo tenían que consultar a nivel central y una de las cosas más importantes para mí es devolverle la discreción a los fiscales de sala. Vamos a descentralizar el poder. Eso quiere decir que el servicio que se le va a dar la comunidad va a ser más rápido”, dijo Sagardía, quien además de abogado litigante fue fiscal.

Fiscales y acuerdos

Sostuvo que los fiscales tendrán libertad para evaluar las ofertas de los abogados defensores.

“Ellos saben hasta dónde pueden llegar. La responsabilidad es del fiscal de sala con el apoyo del fiscal de distrito”, dijo Sagardía tras aclarar que “no van a tener licencia para hacer y deshacer”.

El titular de Justicia sostuvo también que muchos casos criminales se radican a prisa por la presión de los medios de comunicación y del pueblo. Por eso, advirtió que su política será la de que los casos se radicarán con toda la prueba investigada y que “los que no se deben radicar, no se van a radicar”.

En el área civil, Sagardía indicó que tendrá “prudencia” con la contratación de bufetes privados. “Hay veces que la complejidad de los casos requieren la contratación de abogados externos”, sostuvo. Además, dijo que los abogados de la División de Litigios Generales tienen mucha “carga” de trabajo y algunos no tienen experiencia de litigación.

Usted ha litigado mucho ¿Cómo cambia su papel de abogado defensor con el que representa ahora de impartir justicia y de perseguir al criminal?

–No es una pelea entre perros y gatos. El tribunal ha dicho que el caso criminal no es del más listo, sino del que tenga la razón.