Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Se queda atónito el director de FBI con la cantidad de casos que se atienden en la Isla

Por Mariana Cobián 07/09/2014 |06:21 p.m.
Esta es la primera visita oficial del director del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), James B. Comey,a Puerto Rico. ([email protected])  
Comey reconoció que el nivel de criminalidad en la actualidad es sumamente alto, y que se nota más cuando ocurre en una isla pequeña como la nuestra.

Sorprendido director de FBI con cantidad de casos que se atienden en la Isla

En su primera visita oficial a Puerto Rico, el director del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), James B. Comey, reconoció que le impresionó la cantidad de casos criminales que apenas ocho jueces federales atienden año tras año en esta jurisdicción.

"Estoy sumamente sorprendido, atónito por el número de casos que se mueven en las cortes federales aquí. Es sencillamente extraordinario que un pequeño número de jueces y un número pequeño de fiscales mueven una cantidad significativa de casos importantes con una celeridad que le volaría la cabeza a otras personas en el primer circuito, que es donde nos encontramos... No puedo imaginar otro distrito con más casos por juez que éste", confesó Comey, quien se reunió por el día con la jueza presidenta Aida Delgado Colón y otros de los nueve jueces que hay en el Tribunal Federal en la Isla, de los cuales ocho atienden casos criminales.

Comey mencionó que hay que ver cómo se pueden allegar más recursos judiciales, algo que se puede trabajar de inmediato, dado a que la criminalidad no puede disminuirse rápidamente.

El director oriundo de Nueva York y quien apenas lleva 10 meses en la posición participó de una conferencia de prensa en las oficinas de la agencia federal e indicó que vino a la Isla como parte de las visitas que hace a las 56 oficinas de distrito. Se reunió con el jefe de la oficina de Puerto Rico, Carlos Cases, y con otros jefes de agencias federales y estatales, incluyendo a la jefa de fiscalía federal en la Isla, Rosa Emilia Rodríguez, el secretario de Justicia, César Miranda, y el superintendente de la Policía, José Caldero.

Sobre su corta visita -llegó ayer, martes y se marcharía hoy, miércoles-, destacó que le llenó de satisfacción ver el trabajo en equipo entre las autoridades federales y estatales, y que "todos visten el uniforme del equipo de la justicia, no importa si son federales o estatales porque enfrentamos a un enemigo en común".

De hecho, dijo que una de las cosas que aprendió de este distrito es el trabajo en equipo, dado a que en otros lugares hay fricciones entre las agencias, y "eso no lo veo aquí".

Sí reconoció que hacen falta más recursos para poder hacer el trabajo. En cuanto al FBI en Puerto Rico, dijo que hay muchas vacantes que desea llenar y, luego, determinar si hace falta más personal.

Comey reconoció que el nivel de criminalidad en la actualidad es sumamente alto, y que se nota más cuando ocurre en una isla pequeña como la nuestra.

Cuando se le preguntó sobre casos específicos que no han resuelto, como el asesinato de Carlos Muñiz Varela hace 35 años, Comey contestó que en las reuniones que sostuvo se habló de varios de los casos, "ninguno de los que vaya a discutir con ustedes, pero sí tengo conocimiento".

"Investigamos en secreto para proteger a los inocentes y para que los culpables no sepan que vamos tras ellos", explicó Comey, quien tampoco quiso comentar sobre las situaciones ocurridas con grupos proindependencia en el pasado.

En cuanto a la escuadra creada el año pasado en Puerto Rico para atender los casos de corrupción judicial, Comey dijo no recordar si hay otras escuadras dedicadas específicamente a estos casos en otros distritos, pero sí que atienden corrupción judicial, policiaca y otros.

"La corrupción pública tiende a ser cultural y las personas piensan que está bien. Hay que arrancarlo de raíz y procesar muchos casos y que cumplan mucho tiempo de cárcel. Hay que enviar un mensaje de cambiar la cultura. Es un reto en Estados Unidos y aquí", manifestó Comey.

"Ha sido satisfactorio y educacional para mí, y volveré", concluyó sobre su visita a la Isla.

 Comey fue juramentado como director del FBI el 4 de septiembre de 2013. Nació en Nueva York y estudió en la Universidad William and Mary y fue a la escuela de derecho de la Universidad de Chicago. Al finalizar sus estudios, fue fiscal del distrito sur de Nueva York, y luego en el distrito este de Virginia. Regresó a Nueva York después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 y, en 2003, pasó a ser fiscal auxiliar del Departamento de Justicia en Washington D.C.