Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Son cada vez más los que abandonan el país

12/26/2011 |
Esta vez es el estimado que prepara anualmente el Censo de Estados Unidos el que refleja la merma.

La población de Puerto Rico sigue reduciéndose y perdió otros 19,100 habitantes entre abril de 2010 y julio de este año, según estimados ofrecidos esta semana por el Negociado del Censo de Estados Unidos.

Los primeros estimados publicados por esta agencia desde el Censo de 2010 fijan la población de Puerto Rico al mes de julio de 2011 en 3,706,690. Dicha cifra es 19,099 personas menos que la que se estimó para abril de 2010, mes utilizado como base de comparación.

El propio documento estima en poco más de 35,000 la pérdida de habitantes por la migración de residentes fuera del país. Curiosamente, el estudio clasifica la migración entre Puerto Rico y Estados Unidos como “internacional”.

Para este mismo periodo, el Negociado del Censo estimó un aumento de 2.8 millones de habitantes para Estados Unidos, lo que representó un alza de 0.92 por ciento. La población estadounidense se estimó en 311.6 millones para julio de este año. Sólo tres estados norteamericanos reportaron reducción de población durante este periodo de 15 meses y todas menores que en Puerto Rico: Rhode Island (1,300), Michigan (7,400) y Maine (200).

El “crecimiento natural” de la población de Puerto Rico durante esos meses fue de 16,370 personas, como resultado de un mayor número de nacimientos que de muertes. La gran cantidad de personas que salieron del país superó por mucho ese “crecimiento natural”, arrojando el balance negativo que destaca este informe.

Producto de la depresión

“Lo que ha pasado en Puerto Rico es que la depresión ha sido fuerte y prolongada, lo que está generando una fuerte migración hacia Estados Unidos”, sostuvo el economista José Alameda. “Inclusive, el patrón de nacimientos netos está menguando”, agregó.

“Lo que preocupa más es que las personas que se van de Puerto Rico suelen ser personas educadas... el capital humano se ha ido reduciendo por la migración”, afirmó. “Eso comenzó entre el 2005 y 2006 por la fuerte depresión. Como no hay empleo para nadie, la gente emigra”, dijo.

El economista expresó su preocupación porque lo que reflejan estas cifras es que la economía de Puerto Rico se está achicando. “Hay menos capital humano, cierran los establecimientos comerciales y también crea el problema de que la propiedad ha ido reduciendo su valor”, señaló.

El demógrafo Raúl Figueroa coincidió en que la situación económica está provocando una migración negativa en el país. “Hay unos factores de empuje en este momento”, dijo. “Puerto Rico no tiene unos factores de atracción. No hay empleo y la situación de criminalidad no hacen atractivo que las personas vuelvan, estamos viendo que las personas (que salieron de la Isla) no están volviendo”, añadió.

“Hay que trabajar para que esas personas puedan volver a Puerto Rico. Las personas que se están yendo son muchas personas jóvenes, menores de 40 años, lo que hace que se reduzca la fuerza trabajadora”, sostuvo Figueroa.

Destacó, por otra parte, que el aumento en la migración responde también a la “situación muy particular de Puerto Rico, de que podemos viajar libremente a Estados Unidos”.

Pronosticó que “la población va a seguir bajando por varios años. La migración es muy alta y el crecimiento natural se ha estado reduciendo en los últimos 20 años. Se han reducido los nacimientos”, indicó.