Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Vargas Vidot se defiende de querella en su contra y aclara que es salubrista

08/10/2011 |03:48 p.m.
Dijo que la querella es señal de la oposición que lamentablemente existe en Puerto Rico a cambio en las políticas tradicionales en torno a adicciones.

Su obra humanista es  incuestionable. Por 20 años se ha dedicado  a trabajar en cuerpo, alma y corazón por aquellos  a  los que  la sociedad y el sistema han  rechazado.

Trabaja por los pobres, por los adictos, por los deambulantes, por las prostituas, por los maltratados. A ellos les ha sanado, más que sus heridas físicas, su alma. Los ha escuchado, cobijado, aconsejado, alimentado y resguardado.  Su labor es un secreto a voces.

Ha dejado su huella a través de la organización que fundó en 1991,  en cada esquina de Puerto Rico, Guatemala, Honduras y más recientemente en  Haití, donde Iniciativa Comunitaria es prácticamente la única entidad con presencia permanente desde hace 18 meses, cuando  el vecino país fue estremecido por un fuerte sismo.

¿Quién es José Vargas Vidot?

Las respuestas, de seguro, son variadas. Para unos es el fundador de Iniciativa Comunitaria. Para otros es simplemente “Chaco”, apodo que heredó de su padre.  Pero, para los que ha visitado en medio de la noche, posiblemente es un ángel. 

Una supuesta doctora identificada como María Rodríguez, quien sometió la querella aparentemente con un número de licencia falso, según denunció esta noche el Colegio de Médicos, tiene una imagen muy distinta a la que conservan aquellos que  han compartido con Vargas Vidot. 

Para  la doctora, que presentó una querella en su contra ante  Justicia Federal, su homólogo es una persona  con una “mente perturbada y delirante” que a través de todos estos años supuestamente se ha hecho pasar como médico.

“Vargas Vidot se presenta todo los días como médico, y se publican  fotos de sí mismo usando vestimenta médica, además  de que trata los pacientes y utiliza instrumentos de diagnósticos”, alegó Rodríguez a través de la misiva enviada a Eric Holder, secretario de Justicia Federal.

 Vargas Vidot es doctor en medicina . Estudió la disciplina en la universidad Eugenio María de Hostos de la República Dominicana. Su diploma, del cual presentó copia,  le fue conferido el  26 de septiembre de 1986. 

En junio del 1987, comenzó a colaborar  en  el Programa de Capacitación Clínica para Graduados en Medicina, requisito para, posteriormente,  tomar el examen  de reválida y licenciarse. Fue durante esta experiencia,  en el residencial Sierra Linda de Bayamón, donde Vargas Vidot descubrió que su  interés no era  practicar la biomédica, sino la salud pública. “Soy graduado de una escuela de medicina, sí soy un doctor en medicina que opté, en su momento, por decidirme por convicción a hacer salud pública”, sostuvo.

“No fue mi interés, ni es, ni será optar por una licencia de medicina a la cual nunca he pretendido practicar...si tengo que ir preso por ser amoroso  con la gente, iré con gusto”,  señaló ante, lo que al momento, parece ser su falta.

En su expediente no hay ilegalidad alguna, detalló. “Si yo hubiera incurrido en el receteo o en ver a un paciente o en tener una oficina hubiera quebrantado la ley, pero siempre he fungido como un administrador, fundador  de un proyecto”, insistió.

El doctor se enteró de la radicación de la querella ante la entidad  federal el martes. Lloró, no por el daño que esto pueda causarle a su persona, sino   por la posibilidad de que pueda representar una pausa a un proyecto que  diariamente ayuda a la población adicta  de Puerto Rico.

"Estoy destruído", reconoció entre lágrimas mientras era observado por quienes trabajan junto a él, por quienes creen en su proyecto de vida, pero no  derrumbado. Lamentó que se esté levantando una roncha que pueda repercutir en la   vida de cientos de personas en la calle. 

“A mí me duele el corazón, me duele tanto que no sé ni cómo decirlo. Yo he perseguido sueños, sueños de paz...yo me siento tan y tan destruido, pero  no me siento derrotado. A mí no me cabe el show de que no me afecta, porque sí me afecta. Si la señora quería ver que me afectaba, pues ya, sí. No me pisotee, no me patee en el piso, porque conmigo está pateando a tanta gente”, expresó mientras no le dejaban de bajar las lágrimas por su rostro.

primerahora on livestream.com. Broadcast Live Free

A la  doctora Rodríguez no la conoce. Prefirió no especular sobre las razones que la llevaron a radicar la querella, pero sí aclaró los señalamientos referentes tanto a su preparación académica como a supuestos contratos que ha adquirido  la organización con  el Gobierno.

Sostuvo que nunca ha emitido recetas ni diagnósticos médicos. La vestimenta que usa, el scrub, la utiliza porque es práctica,  fresca y barata. Los instrumentos tampoco los lleva, ni siquiera los posee,  y si lo han visto con alguno en el cuello, de seguro es de un estudiante que trabaja con él.

Las rutas nocturnas a hospitalillos los viernes no son intervenciones médicas, sino humanitarias. Sólo en las ocasiones que galenos licenciados acuden con ellos se interviene clínicamente con los adictos. Referente a que sufre de delirios, dijo que puede ser, porque “deliro con un Puerto Rico mejor.  Yo sueño que haya menos gente en la calle durmiendo debajo de un puente”.

A Rodríguez le pidió perdón si es que en algún momento la pudo haber ofendido a través de planteamientos genuinos que ha hecho abogando por una clase médica más humanitaria y una política  pública más accesible.
Hubiera preferido que  hablara de frente y que, como han hecho otros que difieren con la visión del organismo, acudiera a él a hacer los planteamientos pertinentes.

Aclaró que en el organismo no  existe ninguna alianza “millonaria”  para ofrecer tratamiento a los adictos, como alegó Rodríguez. Al momento, lo que existe es una propuesta multidisciplinaria para la consideración de la agencia.

¿Se esconde?

Al parecer la supuesta doctora Rodríguez no quiere dar cara, pues aparentemente radicó la querella bajo un número  de licencia falso, advirtió el Colegio de Médicos.

El organismo indicó que en los récords hay 10 doctoras de nombre María Rodríguez, pero en ausencia del segundo apellido es imposible precisar la identidad. No hay ninguna con el número de licencia 606.

El organismo reconoció a través de un comunicado la labor comunitaria  de Vargas Vidot que él realiza y la necesidad de más personas como él.

Total Apoyo

Los tres partidos políticos apoyaron públicamente la labor de  Vargas Vidot a través de sus representantes.
Pierluisi sostuvo que continuará admirando la calidad  humana de Vargas Vidot. “Su compromiso con las clases marginales es inigualable y su conocimiento en  cuanto a la problemática de las drogas es incuestionable.  Los títulos académicos  y licencias que pueda tener colgados en la pared de su oficina no  van a cambiar mi opinión sobre él”.

El secretario de la Pava, Víctor Suárez, indicó que “ojalá haya más personas como Vargas Vidot en Puerto Rico” y  la vicepresidenta del Partido Independentista, María de Lourdes Santiago, clasificó la querella como un “gesto mezquino y sin fundamento en derecho”.

"Me siento tan destruido, no me siento derrotado", añadió.