Seguirá temblando.

Luego de la sacudida de tierra de la mañana del sábado pasado, la tierra en el suroeste de Puerto Rico se mantuvo sumamente activa. Fueron alrededor de 20 sismos los que la gente reportó como sentidos tras el de magnitud 5.4 que azotó a eso de las 7:13 de la mañana, según indicó a este diario el director de la Red Sísmica de Puerto Rico, Víctor Huérfano.

Sin embargo, poco a poco seguirá calmándose nuevamente el área afectada y los movimientos de tierra seguirán bajando de intensidad.

“Seguimos con la misma expectativa (de réplicas) luego de este evento del sábado... El sábado fue bastante intenso. El último evento sentido fue como a las 10 noche”, indicó el científico.

“Todavía no ha terminado la secuencia sísmica. No estamos como previo al 28 de diciembre. Todavía hay actividad sísmica así que tenemos que seguir con nuestro plan familiar y tenemos que seguir las recomendaciones de salud en caso de que haya que desalojar”, explicó Huérfano al abundar sobre lo que ocurre en el suroeste de Puerto Rico.

Fue el 28 de diciembre de 2019 que comenzó toda esta actividad de temblores al sur de los municipio de Guayanilla, Guánica y Ponce y que tuvo su mayor manifestación el 7 de enero con un terremoto de magnitud 6.4 el cual dejó una persona muerta y miles de estructuras colapsadas. La tierra no ha parado, ni se detendrá próximamente.

“Así con ese detalle (de saber cúando volverá a temblar) no hay manera de saberlo. Lo que tenemos es el escenario de que siga un patrón de ir reduciendo en los próximos días y semanas. Ya llevamos meses”, indicó Huérfano.

Un escenario menos probable es que se vuelva a registrar otro terremoto que pueda causar algunos daños y mucho menos probable es que ocurra algo mayor.

“Estas secuencias se comportan erráticas. Todos los días se han mantenido los movimientos, se van reduciendo su tamaño y apenas lo reportan. Pero se re-energiza con este movimiento”, indicó el experto que recordó que tras el terremoto de 1918 se siguieron sintiendo temblores por seis meses.