Lanzan proyecto para luchar contra la basura pequeña en las playas

Por Osman Pérez Méndez / [email protected] 04/14/2019 |11:45 p.m.
Los 30 capitanes de costas que recogerán las muestras fueron adiestrados para dicha labor por científicas de la Universidad Estatal de Misisipi, siguiendo protocolos ya en uso en la costa norte del Golfo de México. ([email protected])  
Voluntarios de Scuba Dog Society revisarán la arena y agua en siete municipios para luchar con los microplásticos.

Voluntarios de la organización ambientalista Scuba Dog Society se lanzaron nuevamente a las costas con un proyecto enfocado en luchar contra la basura plástica de tan pequeño tamaño que, a veces, ni siquiera es visible a simple vista. Se trata de los llamados microplásticos, que abarcan a diminutos pedacillos de una gran variedad de este material, así como microfibras, microperlas y microfilmes.

Los voluntarios comenzaron ayer con la toma de muestras de agua y arena en 15 playas de siete municipios: Arecibo, Cabo Rojo, Fajardo, Humacao, Isabela, Loíza y Ponce. 

Continuarán el proceso hasta septiembre próximo, con miras a presentar sus hallazgos en noviembre. 

“Los microplásticos, esto es algo bien nuevo, son pequeñas piezas de menos de 5 milímetros, que pueden tener diferentes orígenes, porque el plástico grande se fragmenta por efecto de que le pega el sol, la arena, lo mueve el agua, se va fragmentando hasta el momento que es tan pequeño que se confunde con los granos de arena”, describió la bióloga marina y directora ejecutiva de Scuba Dog Society, Ana Trujillo.

La experta afirmó que se trata de un tipo de contaminación bastante reciente. Recordó que las microperlas, cuyo uso ya se ha prohibido en muchos países, incluyendo los Estados Unidos, se utilizaron extensamente en cosméticos y pastas dentales. Agregó que también las telas sintéticas desprenden fibras que se catalogan como microplásticos.

Según Trujillo, este sería el primer estudio en Puerto Rico a nivel de toda la Isla sobre la acumulación de microplásticos en la arena y el mar. 

Los 30 capitanes de costas que recogerán las muestras fueron adiestrados para dicha labor por científicas de la Universidad Estatal de Misisipi, siguiendo protocolos ya en uso en la costa norte del Golfo de México. 

“Después de (el huracán) María el uso de los plásticos aumentó drásticamente. Nuestra expectativa es saber qué es lo que está pasando en las playas y en la arena, para poder informar, y que estos resultados puedan apoyar legislación”, dijo. 

“Lo que pretendemos es educar a la persona de que estos microplásticos existen, están en la cadena atrófica y podemos adquirirlos nosotros también. Se han encontrado muchos microplásticos en los peces, en las aves, en los mamíferos. No sabemos a ciencia cierta cuáles son las consecuencias en la salud pública, pero hay que estar pendientes, porque es plástico. Son pequeñitos, pero son un gran problema a nivel de todo el mundo”, agregó Trujillo. 

Detalló que muchos peces ingieren el microplástico, pero que además se le adhieren con facilidad otras toxinas. Dijo que a ballenas y aves que han aparecido muertas alrededor del mundo se les ha encontrado plástico en su organismo, tanto de gran tamaño como los pequeños. Agregó que ya también hay estudios que han detectado microplásticos en las heces humanas, lo que indica que las personas estarían ingiriendo esas partículas de manera directa o indirecta. 

“Es importante que la gente conozca lo que son los microplásticos. El ciudadano tiene que saber que ese plástico que utilizamos y lanzamos puede convertirse más adelante en pedacitos más pequeños, hasta convertirse en microplástico. Así que nuestro llamado, como siempre, es a la reducción, a cambiar nuestros hábitos de consumo, reducir en lo posible las bolsas plásticas, reducir en lo posible cualquier plástico de un solo uso”, insistió la bióloga marina, reiterando que la ingestión de este material conlleva efectos nocivos para la salud cuyo alcance todavía no se ha podido determinar del todo.

Regresa a la portada

Tags

playas