Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Coleccionistas de recuerdos llegan a Villalba

Por Sandra Torres Guzmán / Para Primera Hora 07/11/2019 |11:45 p.m.
El Horizonte
Su motivación se amplió con otros objetos antiguos, especialmente tocadiscos, radios, velloneras y caseteras. (Suministrada)  
Manuel Llegus Dominicci comenzó a buscar otros modelos para que sus retoños conocieran la evolución del peculiar vehículo amarillo, sin saber que terminaría comprándolos para sí mismo.

Él quiso enseñarle a sus hijos la importancia de los juguetes tradicionales en medio de la era electrónica, y cambió los juegos modernos por algunos camiones Tonka.

Así, Manuel Llegus Dominicci comenzó a buscar otros modelos para que sus retoños conocieran la evolución del peculiar vehículo amarillo, sin saber que terminaría comprándolos para sí mismo.

Desde entonces, este ponceño se convirtió en coleccionista al adquirir unos 50 camiones que cuida con celo y emoción.

“Eso fue cuando mis hijos varones estaban más grandecitos, había mucho juego electrónico y yo quería que ellos jugaran con juguetes clásicos, y empecé a regalarles los Tonka normales, pero eso me avivó a mí el deseo de que vieran los Tonka que había antes. Así que empecé a coleccionarlos sin darme cuenta y hasta conseguí modelos de cuando yo era niño”, explicó Llegus Dominicci.

Manuel empezó con esta colección hace más de 20 años, logrando recuperar juguetes que datan de los años 50, entre estos una ligadora de cemento, arrastre para caballos, camiones para el recogido de basura y el tradicional vehículo de bomberos.

“Cuando inventaron los juguetes Tonka, la idea de ellos era que el juguete tuviera una función social, que el niño jugara con el juguete, se divirtiera y le enseñaba una función social, como el bombero, constructores, la milicia, el deporte, vehículos que dan servicios tales como las grúas que llevan un carro que se daña, maquinita de construcción, etcétera”, sostuvo Llegus.

Llegus Dominicci llegó con su colección de juguetes hasta Villalba, para participar de la trigésima Feria de Coleccionistas y Juntacosas, evento fundado por el adjunteño Noel Rosado Sanabria.

Allí asistieron decenas de coleccionistas, toleteros y artesanos de todo el País, quienes presentaron sus respectivos artículos desde monedas, libros, revistas, tarjetas deportivas, radios, discos, botellas, juguetes de todo tipo, casitas de madera, objetos taínos y egipcios, entre otros.

Otro de los que participó en el evento fue José Minel Torres Román, quien custodia incontables reliquias desde que tenía ocho años cuando se interesó en coleccionar sellos y pasquines.

Pero su motivación se amplió con otros objetos antiguos, especialmente tocadiscos, radios, velloneras y caseteras.

“En mi casa había un radio antiguo y siempre me llamó la atención la forma que tenían los radios, después fue que pudimos accesar a emisoras de diferentes partes del mundo y eso me llamó la atención. Fue una de las razones por la que decidí observarlos y ampliar mi colección”, recordó José Minel, que participa del evento de coleccionistas hace 26 años.

Regresa a la portada

Tags