Los turbantes tienen su lenguaje

Por Sandra Torres Guzmán 06/06/2019 |11:45 p.m.
El Horizonte
Curiosamente, aunque el paño fue entregado como método de reprensión, siglos más tarde se convirtió en una prenda que destila elegancia y misticismo en aquellas que con orgullo la muestran. (Suministrada)  
Los nudos dicen algo de tu vida sentimental, aprende cómo debes llevarlos

Más allá de considerarse un accesorio para acentuar la belleza femenina, el turbante puede transformarse en un símbolo de empoderamiento, seguridad y libertad.

El vistoso paño nace de nuestra herencia africana y en sus orígenes representaba una forma de comunicación con la cual se revelaba el estatus de la mujer, se guardaban monedas, semillas para garantizar el sustento y hasta para amortiguar el peso de la carga que llevaban.

Según la artesana Marisol Pagán Gilibertys, “los turbantes se originan en Asia, India y África y llega a nosotros a través de los esclavos negros”.

“Pasa que las mujeres negras se hacían trenzas en sus cabellos, pero eso no les gustaba a las esposas de los hacendados, que esas mujeres tan exóticas tuvieran su pelo al aire. Por eso le empezaron a dar trapos y pedazos de telas para que se envolvieran su cabellera, pero ellas, creativas al fin, empezaron a hacerse nudos en su cabeza’.

“Era una manera de comunicarse y, de hecho, los nudos comunican. Por ejemplo, en Estados Unidos, la mujer que usa el nudo en el lado izquierdo de su cabeza está indicando que son solteras, las que lo usan a la derecha son casadas y si era en la parte posterior, eran viudas”, destacó la artesana nativa de San Juan y quien reside hace varios años en Ponce.

Curiosamente, aunque el paño fue entregado como método de reprensión, siglos más tarde se convirtió en una prenda que destila elegancia y misticismo en aquellas que con orgullo la muestran.

“Los turbantes no son solo para mujeres, también los hombres usan turbantes y se ven bien elegantes. Para la mujer de hoy esto significa empoderamiento, seguridad, es decir ‘yo estoy aquí, yo soy yo”, afirmó Pagán Gilibertys, que trabaja artesanías en telas africanas.

“La gente se está dando cuenta de la importancia de nuestra afrodescendencia y quieren representarlo, porque esto es algo aparte de que es cultural, es belleza también. Se pueden usar en cualquier momento del día y, además, nos protege del sol y es un aliado para el cabello, especialmente en el verano”, apuntó.

Para quienes quieren aprender sobre el misterio de esta prenda y cómo hacerla, Pagán Gilibertys realizará un taller de confección de turbantes, bandanas y banditas, el sábado, 8 de junio a las 5:30 de la tarde en el Centro Cultural Carmen Solá de Pereira en Ponce.

Para detalles puede llamar al 787-478-3453.

Regresa a la portada

Tags