Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Hija del alcalde de Santa Isabel habla de los terrenos reclamados

Por Sandra Torres Guzmán 05/09/2019 |11:45 p.m.
El Horizonte
Arlene Marie Questell Aguirre asegura que eso lo compró su padre al Citibank en 1984, mucho antes de ser alcalde. (Suministrada)  
La presidenta de Aquamak e hija del alcalde asegura que el terreno que los pescadores alegan que su padre se apropió ilegalmente, los compró hace más de 30 años.

La controversia por la titularidad del terreno que ocupa la rampa municipal en el barrio Playa, donde se alega que el alcalde Enrique Humberto Questell Alvarado se apropió de ese solar ilegalmente, sigue dando de qué hablar.

En una entrevista previa el alcalde no supo decir a este medio a quién pertenece el solar que por décadas utilizó la ciudadanía para pesca y esparcimiento.

Sin embargo, su hija, Arlene Marie Questell Aguirre, presidenta de la corporación Aquamak desde febrero de 2018, asegura que eso lo compró su padre al Citibank en 1984, mucho antes de ser alcalde y que ahí había unos invasores, incluyendo al gobierno municipal de Santa Isabel.

“Al momento de la compraventa, Citibank establece en la escritura que existen esos invasores, establecen un plan de una mensura donde los identifica, el predio de terreno que ellos están ocupando y obviamente, se establece que al vendernos a nosotros nos está cediendo los derechos que tendrían ellos a bien reclamar en el caso de continuar con la propiedad. Ellos lo que establecen en el plan de mensura es quiénes eran los invasores a este momento, que eran el gobierno municipal de Santa Isabel en esta parte de la parcela y esta persona que es privada”, expresó Questell Aguirre.

“En ese momento, la corporación comienza un pleito para mover los invasores que estaban ocupando el terreno en ese momento y en el 2004, todavía cuando llevamos el pleito, como estaba el Municipio de Santa Isabel envuelto, nosotros traemos a todos los que alegaban tener un título. Ese pleito se extiende por muchos años y en junio de 2018 es que surge la última determinación del tribunal para el último invasor de mala fe que está en la propiedad y nosotros en noviembre del año pasado radicamos una moción para el desalojo de esta persona y el tribunal ordena que procede sacarlo de la propiedad”, afirmó.

De otra parte, Questell Aguirre admitió que el documento original de compraventa establece que la parcela de 7.1001 cuerdas está ubicada en el barrio Felicia. 

“Evidentemente aquí puede decir que es el barrio Felicia, pero estamos hablando que estamos en la Playa, en el mar Caribe. El que conoce del Registro de la Propiedad sabe que los municipios no se dividen como se dividen a nivel electoral, de colegios o de barrios y Santa Isabel tiene dos barrios a nivel del Registro de la Propiedad y uno de ellos es Felicia al que corresponde la Playa; por eso es que en la escritura dice barrio Felicia y no dice barrio Playa, pero en las colindancias se puede determinar que es esa tierra”, alegó.

Asimismo, resaltó que el Municipio de Santa Isabel no concretó el proyecto impulsado por la administración de Roque Delpín Reyes en la década del 90, cuando el entonces alcalde informó por escrito a la presidenta de la Junta de Planificación, Norma Burgos Andújar sus intenciones para la construcción del Centro Náutico del Sur en terrenos municipales.

“En mayo del 94, el alcalde Roque Delpín establece que él está interesado en comprar esa área y Enrique Questell como presidente de la corporación y ajeno a que iba a ser político en algún momento, le dice ‘pues mira, si ustedes quieren comprar vamos a tasar, se deslinda la parte que ustedes quieren comprar y se paga el justo precio por la propiedad”, sostuvo mientras mostró una carta con los detalles.

“En el 97, Roque Delpín pierde las elecciones y cuando entra el nuevo alcalde hace un análisis, la corporación le envía dos correspondencias para que digan si están interesados o no en adquirir la propiedad y Ángel Sánchez, que fue el que entró incumbente expresa que ellos ya no están interesados porque no tienen el dinero ni la capacidad económica para hacer el préstamo”, indicó.

Exalcalde insiste que el terreno es público

No obstante, el exalcalde de Santa Isabel, Ángel Sánchez Bermúdez, insistió en que esa parcela es propiedad del gobierno municipal de Santa Isabel, mientras reveló que el terreno que quería comprar su antecesor Roque Delpín Reyes a Questell Alvarado en la década del 90, era el área del Aquarium.

“Si el señor Questell y la señora Arlene Questell entienden que toda esa área le pertenece a ellos y eso es privado, yo pregunto ¿por qué el municipio tuvo que intervenir ahí cuando puso un anuncio prohibiendo la entrada, utiliza el equipo del municipio, utiliza trabajadores para limpiar y poner un letrero bien grande ahí donde dice ‘municipio de Santa Isabel’?”, cuestionó.

Aseguró que “el actual incumbente lo que compró fueron siete cuerdas de terreno en el área de Felicia y en esa área de Felicia, según las mismas escrituras que ella presentó, habla de un pequeño hotel que tenía 20 habitaciones y ese pequeño hotel no está en la Playa, sino que está metido en el área que llamaban antes Cocomar, que está muy lejos de donde están los terrenos que están en controversia”.

“En ese proyecto que Roque Delpín Reyes intentaba establecer ahí, la carta de intención de comprarle al señor Questell, menciona el restaurante el Aquarium, para en esos predios desarrollar un parador. En ningún momento él dice que ‘le voy a comprar unos terrenos donde ya yo comencé un proyecto’, lo que dice es que el municipio está interesado en comprarle ‘lo que ustedes tienen allí’ que era el Aquarium”, resaltó.

El exalcalde aseguró que el municipio de Santa Isabel nunca hizo una oferta de $236,000 a Questell para adquirir el Aquarium, “porque ni el pedazo que pertenece al municipio, conjunto con lo de él, valía eso para aquel entonces”.

“Ahí lo que pasó es que Roque Delpín Reyes había solicitado un préstamo a la sección 108 de fondos federales para desarrollar el parador y ese dinero incluía, comprar el área del Aquarium. Nosotros con la evaluación que hicimos (durante su incumbencia), con la consultora nuestra de Asuntos Federales que era la misma de Roque, nos recomendó que ese tipo de arreglo con fondos federales, se nos iba a comprometer con ese tipo de préstamo, no iba a poder desarrollar otros proyectos que yo sí quería desarrollar”, explicó.

“Por eso es que yo le envié una carta y le digo que nosotros desistimos de ese tipo de acuerdo, pero esa del restaurante Aquarium, porque lo que era del municipio era del municipio y el alcalde Roque Delpín desarrolló un proyecto e invirtió fondos públicos en el área del municipio”, apuntó.

De otra parte, Sánchez también rechazó que el municipio haya invadido el terreno en conflicto, como alegó Questell Aguirre.

Regresa a la portada

Tags