Lajas deja de recibir desperdicios de municipios aledaños

Por Lester Jiménez / Para Primera Hora 07/11/2019 |11:45 p.m.
El Horizonte
El alcalde lajeño sostuvo que la asignación de fondos federales para la construcción de las nuevas trincheras asciende a $11.5 millones, además de una compactadora, dos camiones de volteo y tres camiones de basura. (Suministrada)  
Vertedero se acerca a su capacidad, mientras alcalde espera desembolso federal para abrir nuevas trincheras.

El problema de la acumulación de basura en Puerto Rico, que por años han señalado distintos alcaldes y líderes ambientalistas en la Isla, ya tiene un efecto adverso, al menos, en la zona Suroeste de la Isla.

El vertedero de Lajas, que por años ha recibido desperdicios sólidos de distintos pueblos de la región y de compañías privadas que utilizan sus servicios, se acerca a su máxima capacidad y, aunque existe la promesa de una asignación de fondos federales para alargar su tiempo de vida, el dinero aún no se ha desembolsado.

Ante esa situación, el alcalde Marcos “Turin” Irizarry aceptó que desde el 1 de julio dejó de recibir desperdicios sólidos de los municipios aledaños porque el espacio con que cuenta apenas alcanza para la basura que produzcan los residentes de Lajas.

“Hay una orden de cierre de la celda 1B, que ya está bastante llena. Pero, a la misa vez, nosotros hicimos una propuesta a ‘Rural’ (Administración de Desarrollo Rural, adscrita al Departamento de Agricultura Federal) y tenemos permiso de la EPA (Agencia de Protección Ambiental) para hacer tres trincheras nuevas”, destacó Irizarry al conversar con Suroeste.

“Claro, para lograr esta apertura, hay que cumplir con el cierre de la celda que está casi llena. Por eso, no podemos recibir basura de otros municipios porque el espacio que queda es para la gente de Lajas”, señaló.

Según Irizarry, la situación ha tenido un efecto directo en otros municipios que utilizaban su vertedero para depositar la basura de sus pueblos, como San Germán, Sabana Grande y Guánica, entre otros. También recibían carga de compañías privadas, informó.

“Se están volviendo locos (los alcaldes de municipios cercanos). Tendrían que ir a Peñuelas porque Cabo Rojo ya no recibe (basura) y creo que Yauco está en las mismas. Eso encarece los costos para los municipios porque es más lejos y les cuesta más”, subrayó.

El alcalde lajeño sostuvo que la asignación de fondos federales para la construcción de las nuevas trincheras asciende a $11.5 millones, además de una compactadora, dos camiones de volteo y tres camiones de basura. La partida incluye el dinero que es necesario para completar el proceso de cierre de la celda 1B.

Sin embargo, Irizarry estimó que tardará más de un año completar esa expansión.

Regresa a la portada

Tags