Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

No cesan en su reclamo los pescadores santaisabelinos

Por Sandra Torres Guzmán 05/09/2019 |11:45 p.m.
El Horizonte
“Hoy yo levanto mi voz por cada una de esas víctimas del alcalde que tienen la boca tapada; no es justo, no aguantamos más", dijo Doris Rivera. (Para Primera Hora/Sandra Torres Guzmán)  
Salen a la calle para exigirle al alcalde que abra la rampa municipal.

Ciudadanos de Santa Isabel le dieron un ultimátum al alcalde Enrique Humberto Questell Alvarado, para que atienda las prioridades del pueblo y abra la rampa municipal que se cerró en enero de este año.

Los manifestantes expresaron su indignación a través de una marcha pacífica que llegó a la plaza pública, a donde portaron cartelones con mensajes alusivos a la clausura del área ubicada en el barrio Playa, que durante décadas se usó para la pesca y el disfrute familiar.

“El náutico es del pueblo y de los pescadores”; “Querido pueblo, es hora de justicia”; “No miedo, levántate” y “Rosa Emilia, ¿dónde estás?”, fueron parte de las reclamaciones de los santaisabelinos que acudieron a la protesta el pasado martes.

“Hay muchas cosas que están pasando aquí, este señor alcalde tiene al pueblo completamente secuestrado, el casco urbano lo tenemos completamente muerto, ahora mismo aquí no tenemos comercio, tenemos la plaza completamente destruida”, expuso Alberto Martínez mientras se dirigía a los presentes.

“El alcalde nos cerró la rampa de los pescadores, gente que en realidad necesita llevar su pan a la mesa de su casa día a día y ya está bueno del abuso que tiene, una persona enriqueciéndose, donde en el área de la Playa tiene un náutico, tiene un gazebo donde hace todas sus actividades, también se quiere apropiar de la rampa de los pescadores, porque esa rampa está en el mismo centro de esos dos terrenos”, manifestó.

Viaja para apoyar la protesta

En tanto, Doris Rivera se enteró de la manifestación a través de las redes sociales y decidió viajar a su pueblo natal para apoyar a sus complueblanos.

La mujer portaba un cartelón con la frase “No más acoso sexual”, el cual contenía una prenda íntima al tope.

“Hoy yo levanto mi voz por cada una de esas víctimas del alcalde que tienen la boca tapada; no es justo, no aguantamos más. Me duele el llanto del pueblo porque sé que nadie escucha, han sido 14 años de una opresión, de un miedo espantoso, hay tantas y tantas mujeres que han sido víctimas de acoso sexual por parte del alcalde, que es increíble que gente que viene a buscar trabajo y él les dice ‘si no te acuestas conmigo, no te doy trabajo”, afirmó la fémina en medio de la protesta.

“Este g-stro que está aquí trae el recuerdo de una muchacha que sale de la escuela y él la cita en su casa diciéndole que hay una reunión y cuando esta niña llega, él estaba desnudo en una toalla. Ella estaba embarazada y él la tomó por la parte de atrás, y todavía al sol de hoy, esa niña sufre por la angustia que eso le causó, todavía sus lágrimas corren”, lamentó la santaisabelina quien aseguró que mantiene comunicación con la alegada víctima, ya que su hermana fue la investigadora judicial del caso.

Rivera se refirió a un escándalo denunciado en el 2006, cuando se acusó a Questell de cometer actos lascivos contra una joven a la que presuntamente recibió en su casa vistiendo solo una toalla azul. 

En esa ocasión, la mujer, de unos 28 años, alegó que el alcalde intentó forzarla a sostener relaciones sexuales cuando lo visitaba en su hogar para una reunión relacionada a una entrevista de trabajo. El caso fue resuelto por el juez Eduardo Busquets Pesquera, del Tribunal de Primera Instancia de Ponce en junio de 2007, quien no encontró causa para juicio.


Regresa a la portada

Tags