¡Qué enredo con el CDT de Guánica!

Por Sandra Torres Guzmán 10/31/2018 |11:45 p.m.
El Horizonte
La empresa Soler Health Care administró el CDT del 1 de diciembre de 2017 al 17 de febrero de 2018, y fue demandada por enfermeros y médicos al adeudarles $85,000 por concepto de nómina. (Suministrada)  
Profesionales del CDT aseguran que movimientos de empleados confirman que es un hecho la contratación de la empresa Guánica Medical Center.

La propuesta privatización del Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT)  sigue levantando serias preocupaciones ante la reciente incorporación de la empresa que el municipio pretende contratar.

Según el Registro de Corporaciones del Departamento de Estado, la compañía Guánica Medical Center, representada por el doctor Edrick Ramírez, fue incorporada el 6 de septiembre de 2018 y ubica a la empresa en la dirección física del CDT, a solo semanas de que la Legislatura Municipal de ese pueblo calendarizara el acuerdo de contratación. Pero la sesión fue suspendida ante varias denuncias públicas.

Sin embargo, el alcalde Santos Seda Nazario aseguró que no tiene preferencia con esa empresa y defendió la integridad del médico que la representa, a pesar de que fue “acusado luego de una investigación realizada por la Comisión Estatal de Elecciones y una Resolución aprobada al respecto en octubre de 2016 (CEE-RS-16-83), tras éste haber certificado unas 100 solicitudes de voto adelantado y a domicilio a electores de Sabana Grande con impedimentos de movilidad o encamados, sin tener la facultad para hacerlo”.

Según la información suministrada por Luis Pedraza Leduc, líder del Programa de Solidaridad de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Prosol-UTIER),  “Ramírez estaba impedido de realizar esas certificaciones, ya que según la Resolución no era residente en ese pueblo y la Ley Electoral establece que serán los médicos de cabecera o de tratamiento de esos pacientes los que realicen las certificaciones que justifiquen ese voto”.

“A consecuencia de eso, las 100 certificaciones realizadas por el doctor Ramírez fueron invalidadas por la CEE. Así fue reseñado por Primera Hora bajo el título: Casi 600 peticiones de voto encamado eran fatulas, confirma la CEE. Eso pone en entredicho su reputación”, indicó Pedraza Leduc.

Legislador municipal pide proceso de licitación

Por su parte, el legislador municipal del Partido Popular Democrático (PPD) en Guánica, Ismael Rodríguez Ramos, señaló que “el alcalde tendrá que demostrar que el proceso de licitación se hizo correctamente y que presente cuáles fueron las compañías que participaron en esas propuestas que él pidió para esa privatización de la sala de emergencias”.

“Que explique cómo una compañía que fue creada en septiembre de 2018 en el Departamento de Estado y por qué (esa compañía) puso la dirección del CDT de Guánica sin todavía tener contrato y eso levanta sospechas de que tenían todo esto planchao para beneficio de una sola compañía”, cuestionó el legislador municipal del PPD.

Rodríguez Ramos acotó que aún no se ha recalendarizado la validación del contrato, pero según el alcalde, la situación tendría que resolverse en las próximas semanas ya que el ayuntamiento “no tiene dinero para continuar con la operación”.

Movimientos en el CDT

De otra parte, la divulgación sobre la intención de privatizar ese centro de salud también despertó preocupación entre varios profesionales quienes aseguraron que “en el CDT se han visto unos movimientos que confirman que la contratación de la empresa del doctor Ramírez es un hecho”.

“Ya trasladaron a tres de las personas de confianza del alcalde a otras áreas, entre estos, la supervisora de enfermeras Johanna Morales a la escuela José Rodríguez de Soto en Ensenada. También trasladaron a Juan Lugo Rosado que era uno de los supervisores administradores del CDT, ahora como enfermero en la escuela superior de Guánica y a Ileana Martínez, para la escuela de la comunidad el Fuig”, confirmó una fuente que prefirió mantenerse en el anonimato por temor a represalias.

“Aquí (CDT) estamos corriendo con escasez de medicamentos, lo mismo que había denunciado Carmen Yadira Martínez de Soler Health Care,  y todavía pasa, porque como ahora viene la privatización, el municipio no está metiendo chavos. La máquina de electrocardiograma estaba sin papel, defectuosa, muchas veces las máquinas de laboratorio han estado semanas fuera de servicio”, recalcó la persona informante.

La empresa Soler Health Care administró el CDT del 1 de diciembre de 2017 al 17 de febrero de 2018, y fue demandada por enfermeros y médicos al adeudarles $85,000 por concepto de nómina. 

Pero según la fuente, “a Soler le correspondía el pago al personal, pero el municipio tenía que suplir lo demás”. 

“En el CDT de Guánica lo que hay es mala administración, no tan solo Soler que también acosaba a las enfermeras y tienen esa demanda por no pagarle al personal. Ese CDT bien administrado genera el dinero para operar bien, lo que pasa es que el alcalde está apurado en darle el contrato a esa otra empresa y eso no huele bien”, insistió otra de las fuentes.

En cuanto a la propuesta contratación de Guánica Medical Center, varias personas entrevistadas manifestaron que “el municipio tiene que investigar bien, porque aquí están en riesgo desde los empleos hasta la salud del pueblo. El doctor Edrick Ramírez no es una mala persona, pero sus prácticas administrativas no son sanas”.

“A ese doctor, si le gastas mucho medicamento o le cuestionas sobre un tratamiento te bota sin contemplaciones, como ha hecho con médicos que han trabajado para él en Quebradillas y Maricao, porque su administración se basa en economizar medicamentos, laboratorio, oxígeno. Mira, en un solo día botó a 10 enfermeras, pero solo una se atrevió a demandar y le ganó la demanda”, afirmó.

Otros centros administrados por el doctor Ramírez, según el Registro de Corporaciones, están en Quebradillas, Las Marías, Rincón, entre otros, incluyendo Guánica que aún está en el aire.

Regresa a la portada

Tags