Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Urge donante de médula ósea para Joy

Por Gerardo G. Otero Ríos / [email protected] 01/05/2015 |00:00 a.m.
En la foto le acompañan su padre Jorge Trinidad Gómez, su madre, Magaly Núñez Rodríguez, y su hermana, Mireily Trinidad Núñez. (Suministrada)  
El joven continúa librando una dura batalla contra el cáncer.

La cura para Joy puede estar en cualquier persona.

Hace unos meses, Primera Hora reseñó el caso de Jonathan Trinidad Núñez, un joven de 21 años que fue diagnosticado con leucemia linfocítica crónica, una terrible enfermedad que al día de hoy continúa atentando contra su vida.

Joy, como le llaman cariñosamente, lleva cerca de un año recibiendo tratamientos en el hospital Moffitt Cancer Center, en la ciudad de Tampa, Florida. Recluido en una fría sala de hospital, lejos del calor de su familia, el joven continúa librando una dura batalla contra el cáncer.

Recientemente, su cuadro clínico se complicó tras descubrirse que necesitaría un trasplante de médula ósea. Este nuevo desarrollo cayó como un balde de agua fría para su familia, quienes buscan desesperadamente un donante que pueda ayudar a salvar a su hijo.

Con este propósito el padre de Joy, Jorge Trinidad Gómez, organizó con la ayuda de la Fundación Icla da Silva una actividad para encontrar un posible donante de médula ósea.

“No queremos dinero, lo que queremos es encontrar a una persona que nos ayude a salvarle la vida a Jonathan”, dijo Trinidad Gómez, en entrevista con este medio.

“El trasplante sería la cura”, afirmó.

El evento se realizó la semana pasada en el cuartel de la División de Patrullas de Carreteras de Vega Baja, donde Trinidad Gómez se desempeña como patrullero.

A los participantes se les tomó una muestra de saliva que luego sería enviada a un laboratorio en Estados Unidos para determinar la compatibilidad.

“Lo más difícil es convencer a las personas porque desconocen cómo es el procedimiento”, reconoció el hombre, al mismo tiempo que indicó que de encontrarse una persona compatible, el hospital incurriría con todos los gastos de viaje y hospedaje de la misma.

Trinidad Gómez mencionó que para poder someterse a la prueba preliminar, la persona debe ser un adulto entre las edades de 18 a 44 años, no puede padecer de diabetes ni tampoco sufrir de alguna condición en la sangre o los huesos.

Si desea ayudar a este joven, puede comunicarse con Adelaida de la Fundación Icla da Silva al (787) 209-9441.

Tags

cáncer