El pívot de ascendencia puertorriqueña, Tyler Davis, llega al Equipo Nacional para llenar un hueco grande que tiene el equipo por la falta de jugadores de fuerza en la pintura. ([email protected])  
El centro ya entrena con el Equipo Nacional y lo que vio ayer, le da mucha motivación.

Fue solo el primer día, pero ya el pívot de ascendencia boricua Tyler Davis le está cogiendo el gustito a la preselección nacional.


El centro de 6’10” se desplazó bien en la cancha, anotó varios canastos durante el fogueo intraescuadra e hizo sentir su presencia en la pintura. Pero admite que queda mucho trecho por recorrer, particularmente en lo que refiere a ajustarse a la velocidad con la que juegan sus compañeros y que exige el dirigente nacional Eddie Casiano.

“Me divertí”, indicó Davis a Primera Hora. “Fue una práctica interesante y diferente, particularmente por el nivel de velocidad con el que se juega en ambos lados de la cancha. Traté mantener un alto nivel de energía en ambos lados de la cancha pero hay algunos ajustes que tengo que hacer en la medida que vaya aprendiéndome las jugadas y en dónde van colocados mis compañeros de equipo”.

Según Davis, el estilo de juego que desea implementar Casiano difiere del que suele emplear en Texas A&M, donde es un poco más estructurado y más pausado. Aquí se juega mucho bajo el concepto que gustaba utilizar el veterano Julio Toro de ‘read and react’ (leer y reaccionar).

“Es diferente a mi experiencia en NCAA. Hay más libertad de leer y reaccionar. Y a eso vine, a aprender y a ajustarme. Tengo que ajustarme a cuán rápido reacciona todo el mundo. Tengo que pensar más rápido, reaccionar más rápido. Es un juego más veloz. Y eso vendrá con más práctica, conociendo el sistema y las rotaciones defensivas”, explicó Davis.

“Es una velocidad diferente, aun en el juego a media cancha. Todos se mueven más rápido, hay más rotaciones. Hay huecos en la defensa, pero hay que encontrarlos. Hay que leerlos y reaccionar más rápido”.

En torno al grupo de jugadores que le acompañan en esta encomienda, Davis sostuvo que se sintió cómodo con los muchachos.

“Somos versátiles. Hay muchos jugadores que pueden jugar la ‘cuatro’ y la ‘cinco’. También hay buenos armadores. Estoy emocionado. Esto va a ser divertido”, agregó Davis.

Trabajo extra

Una vez culminada la práctica y mientras el resto de los jugadores se fue a comer, Davis solicitó quedarse 45 minutos más para trabajar su tiro a larga distancia y sus destrezas de espaldas al canasto en el poste bajo.

“Ya estoy acostumbrado a esto. En este verano he estado trabajando cinco horas al día en condición física, pesas y destrezas. Ya he bajado 16 libras. He trabajado bastante en mi tiro a media distancia, en ser mejor atleta. He trabajado mi cuerpo para bajar de peso, ser más ágil y prepararme para la nueva NBA, que requiere que puedas abrir la cancha y defender más en el perímetro”, dijo Davis, quien saldría de la práctica hacia el gimnasio para ir a trabajar en pesas.

“Ahora mismo estoy anotando el tiro de 15 a 17 pies con bastante consistencia. También he comenzado a lanzar el triple desde la línea de la ‘bomba’ y desde las esquinas pero sigue siendo una destrezas en proceso de perfeccionar. Antes ni tiraba de ahí. Mi pan con mantequilla es el dominio la pintura con tiros de ganchos, movimientos de espaldas al canasto, donqueos y rebotes pero en la medida que sea más ágil y tenga mejor tiro a distancia seré un mejor jugador dondequiera que juegue”.

Regresa a la portada