Curiosidades del caso Casellas

Por Primerahora.com 12/12/2013 | 00:00 a.m.
(jose.madera@gfrmedia.com)  
Pablo Casellas Toro está acusado por la muerte de su esposa Carmen Paredes Cintrón, ocurrida el 14 de julio de 2012 en la urbanización Tierralta III, en Guaynabo.

¡Jum, aquí algo no va bien! 

Varios agentes  federales acudieron a la escena del asesinato de la nuera del juez federal Salvador Casellas, según ellos, para garantizar la seguridad del magistrado. Alegaron que nunca intervinieron con la pesquisa de los hechos que realizó la Policía.


Papá en la escena 

El juez federal Salvador Casellas merodeó la escena del crimen, que debió ser custodiada por las autoridades locales. Trascendió que lo hizo por pedido de la fiscal del caso, Phoebe Isales.


Pesquisa por el la’o

El juez federal Salvador Casellas contrató a cuatro ex agentes federales y estatales para investigar el asesinato de su nuera.

El arsenal 

Pablo Casellas Toro tenía un arsenal de 29 armas registradas a su nombre cuando se descubrió el cadáver tiroteado de su esposa. La Uniformada  incautó las armas y canceló su licencia de portación.

Millonaria fianza

Tras la radicación de cargos, a Casellas Toro se le impuso una cuantiosa fianza de $4 millones que pagaron en su totalidad sus familiares. Antes, pasó cuatro horas en la cárcel. Actualmente, se encuentra en restricción domiciliaria.

Decenas de testigos  y fotos 

Fiscalía dice contar con unos 36 testigos en el caso que llevan contra Casellas Toro, entre ellos policías, expertos, vecinos y familiares, incluidas la hermana y la hija de la víctima. También mostrará 400 fotografías, documentos y un vídeo.

“Quiero ir a la iglesia, hacer ejercicios…” 

Casellas Toro ha solicitado del tribunal varios permisos especiales: primero fue para ir visitar a su madre (quien falleció posteriormente) mientras convalecía en el hospital, luego para ir a la iglesia. También solicitó salir a la farmacia y acudir a un parque cercano a su domicilio para hacer ejercicios. El tribunal no le concedió su petición. Solo lo autorizó a ir a sus citas médicas.


Imagen de Pablo 

Al principio del caso se observaba a un  Casellas Toro saludable y hasta colorido en su vestir, luciendo camisas con estampas tropicales. A medida que avanzó el proceso judicial, su imagen fue decayendo. Ahora está flaco, demacrado y aparenta tener más edad.

¿El heredero? 

Casellas Toro radicó a mediados de junio pasado un recurso legal para solicitar a nombre de sus dos hijas y del suyo propio los bienes de su fallecida esposa.

Difícil selección de jurado

Casi un mes duró la selección del jurado que, finalmente, quedó compuesto por seis hombres y seis mujeres. Imagen de Pablo 

Al principio del caso se observaba a un Pablo Casellas saludable y hasta colorido en su vestir, luciendo camisas con estampas tropicales. A medida que avanzó el proceso judicial, su imagen fue decayendo. Ahora está flaco, demacrado y aparenta tener más edad. 

El grillete 

Tremendo revolú se formó en la sala del tribunal luego que los abogados de Casellas Toro aseguraran que alguien le habló a su cliente a través del grillete electrónico. Finalmente, se lo cambiaron.