Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Testigo en caso Casellas dice que vio arma lanzada desde Mercedes Benz

Por Cynthia Lopez Cabán / cynthia.lopez@gfrmedia.com 01/07/2014 |02:12 p.m.
En el contrainterrogatorio, el licenciado Harry Padilla Martínez intentó minar la credibilidad del testigo subrayando su largo historial de uso de drogas. (ana.abruna@gfrmedia.com)  
Guzmán Hernández, que se describió como un chivero, indicó que esa tarde se enteró de la muerte de Paredes Cintrón.

Un residente de la barriada Los Filtros, en Guaynabo, declaró hoy que la mañana del 14 julio de 2012, día en que murió Carmen Paredes Cintrón, observó a una persona de tez blanca lanzar un objeto, que luego identificó como una pistola, desde un Mercedes Benz gris hacia la acera del Supermercado Amigo de la Avenida Santa Ana.

En la reanudación del juicio por jurado que se sigue contra Pablo Casellas Toro, por el asesinato de su esposa, Luis Alberto Guzmán –un paciente en tratamiento de metadona– narró que esa mañana, luego de acudir a su cita a un centro de metadona, caminaba al supermercado a comprar el periódico Primera Hora cuando observó una mano que le pareció de un hombre lanzar un objeto desde el Mercedes Benz que "rebotó en la grama y cayó en la acera".

El día de la muerte de su esposa, Casellas Toro manejaba un Mercedes Benz gris.

A preguntas de la fiscal Phoebe Isales Forsythe, relató que caminó hacia el lugar donde cayó el objeto, observó que se trataba de una pistola y se la colocó en la cintura.

Ante el juez José Ramírez Lluch, del Tribunal de Bayamón, Guzmán narró que regresó a su casa y notó que la pistola tenía dos "astilladas", una arriba donde se cargaba el arma y otra abajo. También tenía las iniciales FN.

Después se dirigió al punto de drogas de su comunidad, donde le "vendió" el arma a un amigo, Joselito Rivera, apodado Chely. Según aseguró, unas personas que estaban en el punto le dijeron que el arma valía $3,000 en la calle, pero le pidió $1,000 a su amigo.

"Me dio $100 pesos y algo de marihuana", agregó.

Guzmán, quien se describió como un chivero o persona que realiza distintos tipos de trabajo, indicó que esa tarde se enteró de la muerte de Paredes Cintrón.

"Veo las noticias. Más tarde veo la Comay. Veo que habían matado una señora más arriba de casa. Veo el carro, un Mercedes gris, que es el mismo que tiró el arma", apuntó sobre las noticias de ese sábado.

También indicó que en tres ocasiones mintió a las autoridades sobre el arma, pero que luego decidió contar la verdad porque la persona a quien le había vendido el arma lo había choteado y porque quería que se hiciera justicia en este caso.

En el contrainterrogatorio, el licenciado Harry Padilla Martínez intentó minar la credibilidad del testigo subrayando su largo historial de uso de drogas e insistió en una línea de preguntas para tratar de establecer que el testigo pudo haber mentido para evitar la cárcel.

A cambio de su declaración, el Ministerio Público ofreció al testigo inmunidad y no le radicó cargos de posesión y venta de un arma ilegal. Por estos cargos, se exponía a una pena de 35 años de cárcel.

Padilla también confrontó a Guzmán con las discrepancias entre su testimonio en sala y su declaración jurada, del 8 de septiembre de 2012. En la declaración jurada, no ofreció la hora en que observó a la persona lanzar el objeto, pero hoy, a preguntas del abogado, indicó que ocurrió entre 9:00 y 10:00 a.m.

Tampoco mencionó que recibió otros $300 por el arma.

En otra línea de preguntas, el abogado de defensa pareció tratar de establecer que el entrevistado guarda un parecido físico con la descripción del hombre que Casellas Toro alegó ver salir de casa poco antes de descubrir a su esposa muerta en la terraza de su residencia. Sin embargo, según Guzmán, las autoridades no le leyeron las advertencias en las primeras entrevistas ni lo trataron como sospechoso.

Surgen algunas contradicciones

 Sin embargo, el testimonio de Luis Alberto Guzmán entró en contradicciones con las declaraciones de Joselito Rivera, el dueño del punto de drogas que recibió la pistola y posteriormente la vendió al dueño de una barra.

En su testimonio, Rivera indicó que el 14 de julio Guzmán le ofreció una pistola FN para que la vendiera y luego le pagara $1,000.

El dueño del punto de drogas que estaba en la barriada Los Filtros, quien actualmente se encuentra en el Albergue de Víctimas y Testigos y tiene un acuerdo de inmunidad, negó que en ese momento le diera a su amigo $100 y marihuana valorada en $75 por el arma. Pero luego aceptó que le entregó $200 y en otra ocasión le dio $300.

Rivera, que se encuentra fugitivo por un caso de drogas en Pennsylvania, también indicó que su amigo le contó que encontró la pistola en una acera de la barriada Los Filtros.

Según la teoría del Ministerio Público, Casellas Toro fingió un "carjacking" para reportar como hurtada el arma FN Five Seven que usó para matar a su esposa.

Casellas Toro enfrenta cargos de asesinato, violación a la Ley de Armas, destrucción de evidencia y por ofrecer una declaración falsa de un delito.

El juicio continúa mañana.


 
Incidencias del juicio contra Casellas

Continuación del juicio en contra de Pablo Casellas y se espera que la fiscalía siente a declarar al que presuntamente encontró el arma homicida.



 

juicio contra pablo casellas
1/35
cor

Durante el segundo día de juicio, surgieron detalles del supuesto intento de carjacking en el que se vio involucrado Pablo Casellas. En la foto, el acusado junto a dos de sus abogados, Harry Padilla y Arturo Negrón. (jose.madera@gfrmedia.com)

La fiscalía sentó a declarar al médico Luis Echenique, al abogado Andrés Nevárez y a los agentes Rodolfo González y Ricardo Costales. (jose.madera@gfrmedia.com)

A los familiares de Carmen Paredes se les vio muy afligidos durante el proceso. (jose.madera@gfrmedia.com)

En día 3 del juicio, se escucharon testimonios sobre el club de tiro, el carjacking y lo que pasó el 14 de julio de 2012. En la foto Francisco González, presidente del Club de Tiro, Francisco Vázquez, paramédico, y Robert McCloskey, vecino del acusado. (a

En el cuarto día de juicio, testificaron María Guevara y Nayda Ramírez vecinas de Casellas, y Luis D. Cortés, empleado municipal que se encontraba en Tierralta III. (jose.madera@gfrmedia.com)

Las dos vecinas de Casellas Toro ofrecieron testimonios incongruentes sobre la hora y la cantidad de disparos que se escucharon la mañana del 14 de julio de 2012. (jose.madera@gfrmedia.com)

En el quinto día de juicio, a Pablo Casellas le sonó el grillete al llegar al tribunal, por lo que tuvo que hablarle y decirle dónde estaba. (juan.martinez@gfrmedia.com)

Declararon los agentes del FBI Ruben Marchand y Eduardo Valdivia; y Edwin Pantojas quien da mantenimiento a sistemas de vigilancia. (juan.martinez@gfrmedia.com)

De uno de los testimonios surgió que las autoridades federales identificaron manchas rojas de posible sangre en el interior del vehículo del supuesto carjacking. En la foto, el abogado Harry Padilla junto a Pablo Casellas. (juan.martinez@gfrmedia.com)

En el sexto día de juicio, una vez más surgieron contradicciones en las versiones del "carjacking” y testigos ofrecieron detalles de la escena del crimen de Carmen Paredes. (jose.madera@gfrmedia.com)

Se sentaron cuatro testigos. El agente Rafael Díaz, el guardia de seguridad Abraham Vélez, el sargento retirado Edwin Mercado y la teniente retirada Ivonne García. (jose.madera@gfrmedia.com)

Cuando uno de los testigos comenzó a contar lo que vio en la escena del crimen de Carmen Paredes, su madre, Aracelis Cintrón, fue retirada de la sala. (jose.madera@gfrmedia.com)

En el séptimo día de juicio un testigo dijo que el juez Salvador Casellas no se negó a dar información a las autoridades, contrario a lo declarado en un testimonio anterior. (angel.rivera@gfrmedia.com)

Testificó el sargento Miguel Borrero, quien era supervisor en el cuartel de Guaynabo para el 14 de julio de 2012. Mientras que, la testigo Giselle Rivera, investigadora forense, no pudo declarar porque estaba afónica. (angel.rivera@gfrmedia.com)

Debido a una avería de la AEE, que mantuvo al Tribunal de Bayamón sin luz por casi dos horas, el juicio contra Casellas Toro,quedó aplazado hasta el día siguiente durante el octavo día del proceso.(tonito.zayas@gfrmedia)

En el octavo día del juicio en contra de Pablo Casellas declararon los testigos #23 y #24 del Ministerio Público y se presentaron las primeras fotos de Carmen Paredes. (jose.madera@gfrmedia.com)

Giselle Rivera, investigadora forense, habló de lo que vio en la escena, los casquillos y fragmentos que ocupó y del arsenal de armas de Pablo Casellas. (jose.madera@gfrmedia.com)

Mientras, el agente Manuel Cabrera relató la versión de los hechos que le dio Pablo Casellas el 14 de julio del 2012. (GFR Media / Dennis M. Rivera Pichardo)

En el día 11 del juicio, trascendió que Paredes fue asesinada con una pistola FNH Five Seven calibre 5.7x28 verde y negra. Esa pistola fue reportada hurtada por Casellas Toro en un supuesto carjacking.(gerald.lopez@gfrmedia.com)

En el día 9 de juicio, surgieron detalles sobre la aparición y recuperación de la presunta arma homicida.(ana.abruna@gfrmedia.com)

Luis A. Guzmán declaró que observó a una persona la mañana del 14 de julio de 2012 lanzar un objeto desde un Mercedes Benz gris en movimiento. También declaró el comerciante Luis Morales, quien finalmente entregó el arma a la Policía. (ana.abruna@gfrmedia

En el día 10, la seróloga forense Jenny Acevedo testificó que en las muestras analizadas solamente pareó el material genético de Paredes y Casellas. Aunque había material que podía ser de terceras personas, era insuficiente para ser concluyente. (jorge.ra

El experto en balística, Carlos del Valle testificó en el día 11 de juicio. Dijo que al arma homicida no se le puede poner silenciador. Desde el primer día se ha comentado la posibilidad de que se haya usado un silenciador.(gerald.lopez@gfrmedia.com)

En el día 12 del juicio la patóloga forénse, Rosa Rodríguez, confirmó que Carmen Paredes recibió las heridas y murió en la silla donde fue encontrada. (jose.madera@gfrmedia.com)

Durante el día 14 del juicio la defensa solicitó al tribunal citar cuatro testigos: uno se estipuló y tres se pusieron a disposición del Ministerio Público.(xavier.araujo@gfrmedia.com)

Día 13: Fiscalía sentó a declarar al sargento retirado Carlos Ríos Treviño. Testificó que Casellas dijo a la Policía que la única diferencia que tenía con su esposa era que "gastaba mucho en tarjetas de crédito" y que ella no le atendía. (gerald.lopez@gfr

La prueba testifical culminó en el día 15 del juicio, con la declaración de un solo testigo de la defensa, que sin embargo no sometió su caso porque tienen hasta el martes para radicar las mociones que desee. (dennis.rivera@gfrmedia.com)

Además el Ministerio Público sometió su caso luego de sentar a declarar a su testigo #31, el sargento retirado Ríos Treviño. (gerald.lopez@gfrmedia.com)

Durante una vista argumentativa, el juez Ramírez Lluch declaró "no ha lugar" a una moción presentada por la defensa de Casellas en la que se pedía la disolución del jurado. (juan.alicea@gfrmedia.com)

Salvador Casellas dijo a los periodistas que su hijo cuenta con todo su apoyo "y con el de su mamá que está en el cielo". (xavier.araujo@gfrmedia.com)

Rafael Jiménez Pérez, doctor en ingeniería civil, testificó sobre el análisis que realizó de la ruta que tomó el paciente de metadona Luis Guzmán en transporte público la mañana del 14 de julio de 2012. (dennis.rivera@gfrmedia.com)

La madre de la Cramen Paredes, Aracelis Cintrón, estuvo presente en este último día del desfile de prueba. Cintrón ha estado en sala la gran mayoría de los días del juicio. (dennis.rivera@gfrmedia.com)

Día 16: Ambas partes presentaron sus informes finales al jurado. Tras presentar sus argumentos, el juez le dio instrucciones al jurado y ordenó su secuestro. (jorge.ramirez@gfrmedia.com)

El jurado se retiró a deliberar el 22 de enero de 2014. Durante todo el día se mantuvo tensión tanto en los pasillos como en la sala 706. Muchas personas permanecieron en el tribunal en espera de un veredicto. (tonito.zayas@gfrmedia.com)

En una decisión 11-1, el jurado que deliberó por espacio de 10 horas, declaró a Casellas Toro culpable por el asesinato de su esposa Carmen Paredes. (tonito.zayas@gfrmedia.com)